El litio está impulsando los vehículos eléctricos del mundo, lo que hace que este metal sea una parte clave en la búsqueda para reducir las emisiones de carbono. Pero la combinación de la minería de litio y el cambio climático en la Cordillera de los Andes puede estar influyendo negativamente en las poblaciones de flamencos, según un estudio publicado esta semana en Proceedings of the Royal Society B.

El estudio se centró en los efectos que la minería de litio y el cambio climático están teniendo en los lagos de agua salada poco profundos de los Andes chilenos, donde los flamencos acuden para alimentarse y reproducirse. Los resultados muestran que dos especies de flamencos que se reproducen solo en estas montañas ya han perdido del 10 al 12 por ciento de sus poblaciones en solo 11 años, pero solo en el lago afectado por la minería.

Efectos negativos de la explotación de litio

«Dado lo rápido que crece nuestra demanda de litio, existe una gran necesidad de comprender qué efectos negativos podría tener su producción en la biodiversidad y especialmente en aquellas especies, como los flamencos, que son importantes para las economías locales», dice el Dr. Nathan Senner, biólogo de población de la Universidad de Carolina del Sur y coautor del artículo.

La mayor parte del litio del mundo se extrae en el ‘Triángulo de litio’ de Chile, Bolivia y Argentina. Mientras tanto, la región alberga tres especies de flamencos: andino, de James y chileno, dos de los cuales no se reproducen en ningún otro lugar del mundo y que forman la base de la industria del ecoturismo de la región.

El estudio, que también incluyó a científicos en España, Montana y Chile, se centró en cinco lagos en los Andes chilenos, parte del Triángulo de Litio, incluido el Salar de Atacama, donde se concentra principalmente la minería de litio de Chile. Los científicos vieron que el cambio climático está causando que los lagos de la región se reduzcan. Cuando los niveles de agua de un lago son bajos, los niveles de alimentos disminuyen, al igual que la cantidad de flamencos reproductores. Pero los científicos descubrieron que el número de flamencos aún no ha comenzado a disminuir ampliamente. En cambio, solo en el Salar de Atacama ha disminuido el número de flamencos.

Por ahora, el impacto de la minería en la región es limitado y la población general de flamencos no ha disminuido, probablemente porque las aves pueden trasladarse a diferentes lagos para encontrar mejores condiciones, dice Senner. Pero eso puede no durar, ya que la minería de litio se expande para satisfacer la demanda internacional del metal.

Ecosistemas afectados

“El problema es que, en el Salar de Atacama, además de las alteraciones provocados por el cambio climático en toda la región, la minería de litio está reduciendo los niveles de agua y aumentando las molestias para los flamencos”, dice el Dr. Jorge Gutiérrez, ecólogo de la Universidad de Extremadura en España que dirigió el estudio. «Esto significa que los años con suficiente agua para que los flamencos se reproduzcan ocurren con menos frecuencia y ahora hay menos flamencos, incluso cuando hay suficiente agua».

Los autores se basaron en 30 años de recuentos de flamencos recopilados por científicos ciudadanos y biólogos del gobierno chileno en los cinco lagos salinos. También utilizaron datos de teledetección para identificar cambios en los niveles de agua y la disponibilidad de alimentos dentro de cada lago a lo largo del tiempo. Esto brindó la oportunidad de investigar qué factores climáticos influyeron en la disponibilidad de agua y alimento para los flamencos, así como también cómo el agua y el alimento, a su vez, influyeron en la abundancia de los flamencos.

La demanda mundial de litio se ha disparado en las últimas décadas para su uso en vehículos eléctricos, teléfonos celulares y dispositivos de almacenamiento electrónico. Por lo tanto, se proyecta que la producción en Chile se triplique para 2026 en relación con los niveles de 2018 y se expanda a otros lagos salinos más allá del Salar de Atacama.

«La disminución de flamencos que documentamos en el Salar de Atacama pronto podría extenderse al resto de la región», dice la Dra. Cristina Dorador, coautora y profesora de la Universidad de Antofagasta. «Dado que dos de estas especies de flamencos no se reproducen en ningún otro lugar del mundo, esto podría conducir a una disminución drástica en toda su área de distribución y perjudicar gravemente a la industria del ecoturismo local que depende de los flamencos».

Fuente: https://phys.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.