Organizaciones regionales manifestaron su preocupación por el declive en África de zonas húmedas, lagos y deltas fluviales, como consecuencia de los efectos negativos del cambio climático.

El Presidente de la Comisión de la Unión Africana, Jean Ping, señaló en un foro con miras a la Conferencia de Río+20, prevista para junio próximo en Brasil, que la problemática del agua demuestra los desafíos de este continente, afectado por fenómenos como la pobreza, abandono e injusticia.

Millones de habitantes en peligro

Asociaciones ecologistas advirtieron recientemente que las variaciones del clima provocan en África, además de desertificación y pérdida de la biodiversidad, prolongadas sequías como la que padece el Cuerno Africano, donde están afectados más de 12 millones de habitantes.

Ping también señaló, por otra parte, que desde los años 60 del siglo anterior disminuyó vertiginosamente el nivel de las aguas del Lago Chad, como resultado de sequías intensas y uso del líquido para el riego de plantaciones.


Consideró que entre 1963 y 2001 se redujo la superficie del Lago Chad en un 90 por ciento, con lo que se afectó la captura de pescado, producto alimenticio que sustenta a unas 30 millones de personas. Esa gran laguna, considerada poco profunda, se ubica en la frontera entre Chad, Níger, Nigeria y Camerún.

Frente al cambio climático, los gobiernos de los países africanos promueven hoy políticas de desarrollo sustentable, que tienen en cuenta la preservación del medio ambiente, incluida la flora y la fauna.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.