Si bien el cambio climático antropogénico es un fenómeno de carácter global, sus efectos ya han sido pronosticados a través de diversos escenarios y análisis técnico-científico, evidenciando que sus impactos son de carácter local.

La región latinoamericana es altamente vulnerable a estos efectos que se producen (directos e indirectos) por el cambio climático y, por tal razón, las naciones ya han comenzado a activarse científica y políticamente hablando para construir resiliencia, adaptarse a las transformaciones que vendrán -y ya se están produciendo- y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, las cuales si bien no son altas en la región, si es de considerar la fósildependencia de algunas naciones.

venezuelaambientalista

Países como Colombia, Perú, México o Cosa Rica llevan destinados avances en materia de cambio climático a pesar de no ser naciones con altos índices de emisión, desarrollando numerosas comunicaciones nacionales frente a la CMNUCC, análisis de vulnerabilidad, planes nacionales de adaptación, políticas públicas sobre cambio climático y estrategias de desarrollo bajas en carbono.

Sin embargo, países como Venezuela (según el Banco Mundial, la segunda nación que más emite gases de efecto invernadero después de Brasil), muestran un evidente retraso en materia de cambio climático. En las próximas líneas, trataré de analizar la situación actual Venezuela y su influencia en la causa del cambio climático global.

País petrolero con índices extremas de pobreza: Apostemos a la agricultura

Es bien sabido que AFOLU (Agricultura, Silvicultura y otros Usos del Suelo) es uno de los sectores con mayor cantidad de emisiones globales, sin embargo la refinación, extracción y comercialización de los combustibles fósiles derivado de industrias petroleras son las principales fuentes de emisión de gases de efecto invernadero en el mundo.

Venezuela, uno de los países reconocidos mundialmente por sus altas reservas de petróleo es seguramente uno de los países causantes del fenómeno climático, reduciendo a nivel nacional posibilidades de un desarrollo sostenible y un crecimiento económico bajo en carbono. Si bien Venezuela, cuenta con extensísimas áreas para uso de la agricultura (climáticamente sostenible), la principal actividad económico y motor de desarrollo ha sido desde siempre el petróleo.

costaricapetroleo

Ya Arturo Uslar Pietri, reconocido polímata venezolano en 1936 hacía un fuerte análisis sobre el futuro de Venezuela si este país continuaba a ser fósildependiente y no asumía las responsabilidades para con sus ciudadanos y el resto del mundo, en tener una economía más limpia, con su famosísimas frase: “sembrar el petróleo”, haciendo alusión a la necesidad de incorporar otras fuentes económicas en el país, más allá de los combustibles fósiles.

PDVSA, la empresa petrolera por excelencia en la nación venezolana ha sido puntualizada como una de las principales empresas causantes del cambio climático por su alta producción en petróleo y su baja gestión ambiental nacional para evitar desastres, contaminaciones y generar estrategias que reduzcan la producción de gases de efecto invernadero.

Actualmente, con la fluctuación de los precios del petróleo mundial, Venezuela se ve en una encrucijada pues su economía depende cien por ciento de la venta de este combustible fósil para su subsistencia y a pesar de lo anterior, parece seguir sin entender la importancia que tendría invertir en agricultura y turismo sostenible en un país altamente paisajístico, biodiverso y ecosistémico.

cambioclimaticoenvenezuelasinonimo1

Arco Minero

El 24 de febrero de 2016 el gobierno del presidente Nicolás Maduro aprobó la llamada “Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco (AMO), entregando en concesión para la explotación minera una extensión de 111.843 km2, lo que comprende el 12,2% del territorio venezolano, con el fin -según el Gobierno Nacional- de incentivar la productividad y buscar el impulso de la minería de una forma licita, ordenada y como una propuesta real que asegure espacios para la generación de divisas para el país”, permitiendo que el país se ubique como el segundo con mayor número de reservas auríferas en el mundo.

Este proyecto, altamente vulnerable para un territorio de parte amazónico afecta no solo el bosque y selva venezolana a través de un proceso de deforestación y degradación evidente, sino también contribuye a una amenaza más grande aún sobre los pueblos y comunidades indígenas, y la preservación de su cosmogonía, culturas, formas de vida y reconocimiento y ejercicio pleno de sus derechos.

De acuerdo a organizaciones ambientalistas venezolanas, el gobierno no ha cumplido con el debido estudio de impacto ambiental y social (a pesar de lo implicado en la Ley Orgánica Ambiental y la Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas).

cambioclimaticoenvenezuelasinonimo2

Análisis final

Necesitamos una urgente puesta en marcha de políticas climáticas nacionales que muevan el desarrollo económico del país hacia un modelo sostenible. El país necesita enfocar sus esfuerzos en crear capacidades nacionales que permitan el fortalecimiento institucional y la sistematización de los conocimientos generados para incentivar una interfaz ciencia-política que responda a las necesidades del país, así como a los retos que el país presentará en el futuro de acuerdo a los escenarios de cambio climático producidos en la Primera -y única- Comunicación Nacional de Cambio Climático.

Venezuela necesita articular esfuerzos de mainstreaming para desarrollar estrategias de adaptación y mitigación al cambio climático, que sean integrales, eficientes y equitativas, es decir vincular los principales sectores económicos de la población con la gestión ambiental nacional, incluyendo la de cambio climático, priorizando el fortalecimiento del trabajo local que las comunidades puedan desarrollar y “despolitizando” las líneas que hasta ahora se han desarrollado sobre cambio climático en el país.

Como ciudadana venezolana, pido un esfuerzo gubernamental y privado para buscar un nuevo horizonte económico, político y social que sea reflejo de una evidencia empírica (América Latina tiene muchísimos casos de éxito en la planificación del desarrollo frente a cambio climático) y que permita la sostenibilidad en el tiempo de los recursos con los cuales cuenta el país. Tal y como lo afirmó Anthony Giddens, sociólogo reconocido por su teoría de la estructuración y su mirada holística de las sociedades modernas, “podemos entrar en una nueva era de obscuridad o una nueva era ilustrada”, es decir el cambio climático es nuestra decisión.

Fuente: 

Maria E. Rinaudo Mannucci, B.S. en Estudios Ambientales, Especialista en Cambio Climático y Biodiversidad del Instituto Alexander von Humboldt de Investigación sobre Recursos Naturales

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.