Los equipos de bomberos de California tomaron una posición defensiva el viernes contra las llamas que azotaban las colinas de la región vinícola del Valle de Napa, ya que los pronósticos anunciaban el regreso de fuertes y peligrosos vientos y clima cálido este fin de semana.

Más de 2.500 bomberos luchaban contra el Glass Fire, que estalló el domingo pasado cerca de la comunidad turística de Calistoga, a unos 120 km al norte de San Francisco, y ya ha destruido 248 casas u otras estructuras. Entre ellos se encontraban la majestuosa bodega Chateau Boswell al norte de Napa, y una granja en la emblemática bodega Castello di Amorosa, donde sobrevivió el edificio principal con forma de castillo.

Decenas de edificaciones destruidas

Un humo espeso se expandió sobre las comunidades desiertas del Valle de Napa que normalmente estarían llenas de visitantes para la vendimia. Aproximadamente 52.000 residentes estuvieron bajo órdenes de evacuación al menos durante el fin de semana, con el fuego a solo un 5% de contención, según el Departamento de Silvicultura y Protección contra Incendios de California, o Cal Fire.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió advertencias de bandera roja por fuertes vientos para este fin de semana. Se pronostican fuertes lluvias para la región a fines de la próxima semana y los bomberos esperan poder evitar que el fuego ingrese nuevamente a las áreas pobladas hasta que lleguen las lluvias.

A 320 km al norte, los bomberos han logrado un progreso significativo contra el Zogg Fire en las cercanías de la cordillera Cascade. La contención había alcanzado el 46% el viernes por la tarde, frente al 26% del día anterior. Cuatro personas murieron en el incendio de Zogg, que también destruyó casi 150 edificios cerca de la ciudad de Redding. No se han reportado víctimas en el Glass Fire.

Más de 15.000 km2 quemados

En general, al menos 30 personas han muerto desde mediados de agosto en una serie devastadora de incendios forestales en todo el oeste de EEUU, que han sido avivados por episodios de calor extremo, vientos y tormentas de rayos secos que los científicos atribuyen al cambio climático.

El gobernador de California, Gavin Newsom, también ha culpado a décadas de mala gestión forestal. Los incendios de California han quemado casi 15.800 kilómetros cuadrados desde enero, más de tres veces la masa terrestre de Delaware y superando con creces la superficie quemada durante cualquier año anterior registrado.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.