Hvaldimir la beluga, la supuesta espía rusa, fue encontrada en Noruega en abril de 2019 equipada con un arnés y un soporte para una cámara dentro de la cual había vídeos en los que se leía «Equipo San Petersburgo». Desde entonces, se está investigando a la beluga, pero no se ha llegado a ningún resultado exitoso, por lo que ahora lo que se busca es un refugio para ella para que pueda nadar con seguridad.

No hay ninguna confirmación, pero el servicio de inteligencia nacional de Noruega cree que «es probable que la ballena forme parte de un programa de investigación ruso». Por ello, decidieron ponerle de nombre Hvaldimir, un juego de palabras entre «hval», palabra noruega que significa «ballena» y el nombre de Vladimir Putin, presidente de Rusia.

Reserva marina

«Vi la ballena y pensé que era realmente algo importante. Sabía que esta situación era única», declaró a BBC News el inspector marítimo Jorgen Ree Wiig, uno de los primeros en hallarla. Según Viktor Baranets, coronel retirado de Rusia, las belugas se utilizaban para «tareas de recopilación de información civil» en lugar de llevar a cabo misiones militares abiertas.

Tras su hallazgo, Hvaldimir llegó nadando a un puerto de la ciudad de Hammerfest, donde los servicios de pesca del país intentaban ayudarla a alimentarse. En verano de 2019 dejó el puerto y se convirtió en una ‘beluga libre’, momento en el que las autoridades dejaron de prestarle atención y ayudarla.

Pero ahora, la actriz Regina Crosby ha iniciado una campaña para conseguir un santuario para ella. La organización benéfica OneWhale se ha sumado a la causa y quiere que se selle un fiordo para Hvaldimir y se denomine como una «enorme reserva de fauna marina de mar abierto».

Fuente: https://www.20minutos.es/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.