Leonardo es un burro que ha vivido en condiciones precarias en un pueblo de Sevilla, España, durante 8 años. El animal tenía una familia en exclusión social, pero por problemas con sus vecinos, se tuvieron que ir del rancho donde vivían, así que contactaron con la que fue la presidenta de la antigua protectora de Osuna (Sevilla), para que se hicieran cargo de él.

Según informa el diario La Vanguardia, finalmente ha sido la Fundación Santuario Gaia quien se ha hecho cargo de él. El animal tuvo que hacer un largo viaje desde Sevilla hasta Girona, en Cataluña, pero a su llegada parecía que Leonardo llevaba años esperando esa ansiada libertad. Solo hace falta ver el vídeo que la fundación ha compartido en redes sociales.

8 años infernales

El rebuzno que Leonardo emite cuando le dicen que no estará nunca más atado parece como si entendiera que lo que es sentirse libre, querido y mimado donde le han acogido.

Según la fundación la vida de este burro ha sido precaria. Se ha pasado 8 años atado, con una alimentación deficiente y poca hidratación. Esta vida le ha acarreado varios problemas de salud. Tiene los ojos afectados con uveítis y una úlcera en el ojo izquierdo. También su piel está en malas condiciones, sobre todo en las extremidades donde tiene costras y heridas.

A su llegada al santuario le hicieron una revisión veterinaria, comenzado con el tratamiento para los ojos y curando sus heridas, además de desparasitarlo externa e internamente.

Derecho a una vida digna

“Sus heridas están curando correctamente y la úlcera que tiene en el ojo evoluciona bien. Esperamos que vaya recuperando parte de la visión que tiene pérdida y pueda ver de manera clara el paraíso en el que está. Aunque él ya sabe que aquí nada malo le va a suceder y disfrutará del resto de su vida como se merece”, explica la Fundación Santuario Gaia en su cuenta de Facebook.

De hecho, la adaptación de Leonardo a su nuevo hogar ha sorprendido a todo el personal del santuario. “Parece que llevaba toda la vida esperando ese momento”, cuentan en el santuario. Ahora, en su nuevo hogar y con su nueva familia, Leonardo tiene una segunda oportunidad. Una vida digna como la que merece cualquier ser vivo.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/, Fundación Santuario Gaia, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.