Los científicos británicos que trabajan en Ghana han redescubierto un búho gigante que ha estado al acecho casi sin ser visto en las selvas tropicales africanas durante 150 años.

El búho real de Shelley fue descubierto por el Dr. Joseph Tobias, del Departamento de Ciencias de la Vida (Silwood Park) en el Imperial College de Londres y líder de un proyecto de campo financiado por el gobierno del Reino Unido que estudia los impactos biológicos del desarrollo agrícola en África, junto al Dr. Robert Williams, ecologista independiente de Somerset.

Fotos borrosas

El ave fue descrita por primera vez en 1872 a partir de un espécimen obtenido de un cazador local en Ghana por Richard Bowdler Sharpe, curador de la colección de aves del Museo de Historia Natural de Londres y fundador del Club de Ornitólogos Británicos.

No ha habido avistamientos confirmados en Ghana desde la década de 1870, y muy pocos destellos en otros lugares. Las únicas fotografías que existen eran imágenes granuladas tomadas en 1975 de un individuo cautivo tras las rejas en el zoológico de Amberes y una mancha pixelada del Congo en 2005 que no era la evidencia adecuada.

Ha habido informes ocasionales en las últimas décadas de personas que creen haber escuchado o visto brevemente al búho real de Shelley en algunas localidades diferentes de África occidental y central, desde Liberia hasta Angola. La mayoría de estos avistamientos no están confirmados y la especie se ha convertido en un santo grial para los observadores de aves en África y más allá.

Especie amenazada

Todo esto cambió el 16 de octubre de 2021 cuando el Dr. Tobias y el Dr. Williams visitaron el bosque de Atewa en Ghana y sacaron a un ave enorme de su percha durante el día. «Era tan grande, al principio pensamos que era un águila», dijo el Dr. Tobias. «Afortunadamente, se posó en una rama baja y cuando levantamos nuestros binoculares nos quedamos boquiabiertos. No hay otro búho en las selvas tropicales de África tan grande».

La pareja solo vio al ave posada durante 10-15 segundos, pero en ese tiempo logró tomar fotografías que confirman la identificación debido a sus distintivos ojos negros, pico amarillo y enorme tamaño, que en combinación descartan a todos los demás búhos africanos del bosque. El hecho de que un depredador de tamaño tan masivo se haya vuelto esencialmente invisible en una gran franja de África alimentó la especulación sobre su paradero actual y las razones de su aparente rareza.

El búho real de Shelley está oficialmente clasificado como vulnerable a la extinción con una población estimada de unos pocos miles de individuos. La noticia de su continua supervivencia en Ghana ofrece nuevas esperanzas para la especie. Aunque el sitio de Atewa está amenazado por la tala ilegal y la minería de bauxita, las elevaciones más altas aún albergan grandes áreas de bosque siempre verde. Los grupos ambientalistas, como los Amigos de Atewa, están presionando para que el área sea designada como parque nacional.

El Dr. Williams dijo: «Esperamos que este avistamiento llame la atención sobre el bosque de Atewa y su importancia para la conservación de la biodiversidad local. Con suerte, el descubrimiento de un búho tan raro y magnífico impulsará estos esfuerzos para salvar uno de los últimos bosques silvestres de Ghana».

Fuente: https://phys.org, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.