Por recomendaciones de la FIFA todos los estadios de las 12 sedes brasileñas, que recibirán el próximo Mundial de fútbol, deben cumplir con exigencias mínimas de sustentabilidad ambiental.

Reutilizar el agua de lluvia, emplear aparatos que consuman menos electricidad y limitar la generación de residuos, hacen parte de los requerimientos de la máxima rectora del fútbol mundial.

Menos emisiones de CO2

Pero el estadio Governador Magalhães Pinto, conocido como ‘Mineirao’, de Belo Horizonte (estado de Minas Gerais), quiere ir más allá de las exigencias de la FIFA y pretende ser el primer estadio brasileño en recibir la reconocida certificación internacional “Leed” de edificio verde, otorgada por el Consejo estadounidense de edificios verdes (US Green Building Council).

El plan ambiental del estadio, construido en 1965 y que debe ser reinaugurado a fines de 2012, incluye acciones para controlar la emisión de gases con efecto invernadero durante la obra, a través de la contratación de proveedores que vivan cerca para reducir el transporte; la recolección de hasta seis millones de litros de agua de lluvia para regar el césped del campo de juego y para limpieza y uso sanitario; y la reutilización de residuos.

Reciclaje y gestión responsable

El 100% del concreto retirado del edificio original fue utilizado en la propia reforma o destinado a obras aledañas; los 800.000 m3 de tierra retirada fueron destinados a la recuperación de áreas degradadas por mineras, y los 50.000 antiguos asientos fueron donados para gimnasios y estadios del interior del estado de Minas Gerais.

“Todo fue reutilizado, no hubo desperdicio o descarte de material que podría ser reaprovechado”, señaló Vinicius Lott, gerente del proyecto Copa Sustentable del gobierno estatal de Minas Gerais.

Pero el orgullo principal del proyecto es la generación de energía limpia con la instalación de la primera plata eléctrica solar en el techo de un estadio brasileño, que abastecerá la red eléctrica local y proveerá de energía a unas 1.500 residencias.

“Existe un techo ocioso, recibiendo una gran radiación solar. Entonces resolvimos colocar paneles fotovoltaicos, cubrir y hacer una planta solar”, explicó el ingeniero eléctrico Alexandre Heringer, administrador del proyecto Minas Solar 2014 de la Compañía eléctrica de Minas Gerais (Cemig).

Fuente: AFP, Agencias

2 COMENTARIOS

  1. De verde no tiene nada el próximo mundial:
    Dilma otorgó permisos para que puedan construir proyectos en zonas naturales protegidas, se reformó el código forestal, y se están talando millones de hectáreas de selva amazónica para contruir edificios y una represa gigante (energía que necesita el mundial).
    Por otro lado se eleva a 150.000 el número de familias desalojadas de sus hogares, especialmente de favelas y áreas rurales, para la construcción y especulación. Todo esto por medio de represiones y violaciones de los derechos humanos (como la masacre de Pinehirinhos)
    La próxima traten de buscar aunque un poco de información fidedigna sobre la realidad y no solo la cara linda que pone el gobierno de Brasil y la FIFA:

    • Saludos cordiales, por lo visto esa información esta vetada de las agencias internacionales. Si nos la puedes hacer llegar con seguridad la publicaremos. Aunque como siempre hacemos con todos los lectores te pedimos que revises lo que venimos publicando desde hace tiempo sobre el código forestal para que veas que no todo es como te dio la impresión. Se agradece investigar antes de juzgar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.