Un estudio realizado en la Reserva Biológica Una en el estado de Bahía, Brasil, muestra que en un hábitat con alta presión de la cacería, el riesgo de depredación tiene un impacto tan significativo en el comportamiento del mono capuchino pecho amarillo (Sapajus xanthosternos) que incluso evita áreas que ofrecen un abundante suministro de biomasa vegetal e invertebrados, sus principales fuentes de alimentación. Un artículo que informa los hallazgos del estudio fue publicado en el American Journal of Primatology.

«Muchas teorías en el campo de la primatología asumen que la presión para encontrar alimento es más importante que la presión de la depredación. En este estudio pudimos demostrar que la presión de la depredación en Una cuenta más para decidir dónde estar que dónde la comida es más abundante. Los animales pasan menos tiempo donde hay abundancia de comida porque perciben un mayor riesgo de depredación allí. Otro punto muy importante es que este riesgo no lo representan solo los depredadores naturales sino también los depredadores humanos, los cazadores furtivos. Debido a la presión de la caza, gastan menos tiempo en los lugares donde hay más comida disponible”, dijo Patrícia Izar, profesora del Departamento de Psicología Experimental del Instituto de Psicología de la Universidad de São Paulo (IP-USP) y coautora del artículo.

Instinto de autopreservación

«No es que la comida no influya en el uso del área, sino que en estos diferentes ambientes de paisaje forestal en la Reserva Biológica Una cada ambiente aporta diferentes cantidades de alimento, y cada uno presenta un nivel de riesgo diferente -en términos de depredación y caza furtiva-”, dijo por su parte Priscila Suscke, directora de la investigación. ”Nuestro análisis de los factores que influyen en el uso de estos tres ambientes por parte de los monos mostró que el grupo evitó el área con el mayor suministro de alimentos debido al riesgo involucrado».

Para recolectar datos de campo, Izar y tres observadores entrenados estudiaron el grupo de monos capuchinos, que variaba entre 32 y 37 individuos. Los siguieron de manera simultánea y comenzaron a recopilar datos solo cuando la precisión de la concordancia entre observadores alcanzó el 85%. El período de formación duró unos tres meses. Todas las observaciones se registraron con la ayuda de una unidad GPS, de modo que todas las ocurrencias reportadas fueron georreferenciadas.

Otros comportamientos además de la alimentación, como descansar, viajar, interactuar con otros monos, vigilar, etc., se registraron cada 15 minutos para cada individuo. Para reflejar la percepción del riesgo, los investigadores observaron llamadas de alarma y comportamiento de vigilancia en cada hábitat, también georreferenciados. Las reacciones de los animales a las alarmas fueron la base para un análisis del riesgo de depredación percibido y su influencia en su comportamiento.

Los monos no son mascotas

Presotto utilizó los datos de campo para producir mapas para cinco variables espaciales de riesgo de depredación: presión de caza, presión de depredadores terrestres o aéreos, vigilancia y silencio, cada una en relación con los tres ambientes forestales presentes en el parque. Este enfoque del llamado «paisaje del miedo» consiste en un modelo visual que ayuda a explicar cómo el miedo puede cambiar el uso de un área por parte de los animales mientras intentan reducir su vulnerabilidad a la depredación.

Los mapas y el modelo estadístico elaborado por Presotto para mostrar las variables de riesgo de depredación confirmaron las hipótesis iniciales del grupo. “La evidencia de caza por humanos fue más abundante en la cabruca, pero también se encontró en las zonas de transición entre bosque maduro y secundario. Además, los monos guardaban silencio con mayor frecuencia en la cabruca que en los otros dos paisajes. El riesgo de depredadores terrestres fue más fuerte en el bosque secundario, y de los depredadores aéreos en cabruca y áreas de bosque maduro y secundario, especialmente en zonas de transición. Los monos estuvieron vigilantes con mayor frecuencia en la cabruca y una gran área de bosque secundario», explicó la investigadora.

Para Suscke, el artículo también apunta a pensamientos sobre políticas públicas. «La caza furtiva tiene un efecto negativo importante. Las unidades de conservación se han creado durante muchos años, y esta es una política encomiable, pero nuestros hallazgos apuntan a la importancia de una vigilancia adecuada para cuidarlos bien», dijo. «También es importante educar al público, dada la existencia de la caza recreativa y la caza furtiva, tanto de manera oportunista para la alimentación como sistemáticamente para el tráfico de animales. No es raro ver monos como mascotas. En estos casos, los cazadores furtivos suelen capturar a la madre y vender al bebé. El capuchino de pecho amarillo es una especie en peligro crítico de extinción, por lo que el problema es difícil de resolver y debe ser objeto de políticas más estrictas”.

Izar subraya que la lista de animales salvajes que pueden venderse legalmente como mascotas emitida recientemente por el Consejo Nacional del Medio Ambiente de Brasil (CONAMA) es una amenaza para los primates. “La presión sobre ellos es muy fuerte en Brasil, y la Sociedad Brasileña de Primatología ha lanzado una campaña titulada ‘Los monos no son mascotas’. Sabemos que la legalización de la cría comercial de animales salvajes conduce a un aumento del tráfico ilegal de animales capturados en sus hábitats naturales, porque los animales criados comercialmente son mucho más costosos”, dijo.

Fuente: https://phys.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.