El secretario municipal de Medio Ambiente de la ciudad brasileña de Altamira, Luiz Alberto Araújo, fue asesinado con una ráfaga de tiros, crimen que la Policía sospecha puede tener relación con sus labores de defensa de la selva amazónica, informaron fuentes oficiales.

Dos pistoleros le dispararon al menos diez tiros a Araújo cuando volvía a casa en la noche del jueves a bordo de su automóvil, acompañado de su mujer y una hijastra, quienes no resultaron heridas.

amazonas7

Ya había sido amenazado

El comisario Rilmar Firmino, responsable del caso, afirmó a medios locales que una de las principales líneas de investigación es el trabajo que desempeñaba al frente de la Secretaría de Medio Ambiente, en el que era el máximo responsable de la concesión de licencias ambientales y de la supervisión de proyectos.

Altamira es un municipio en plena selva amazónica en el sur del estado de Pará cuya población se ha multiplicado en los últimos años, hasta llegar a cerca de 110.000 habitantes, debido a la construcción de la hidroeléctrica de Belo Monte. Centenares de habitantes de Altamira recorrieron el centro del casco urbano vestidos con camisas blancas para pedir «paz» y «justicia», según imágenes difundidas por medios locales.

Este crimen engrosa el número de alarmantes casos de características similares que tienen como blanco a los ambientalistas de la Amazonia, región número uno en el mundo en cuanto a este tipo de homicidios. Araújo ya había trabajado anteriormente como secretario de medio ambiente en São Felix do Xingu, también en Pará, donde lideró un proyecto para promover el registro medioambiental de casi todas las áreas rurales, quedando en la mira de acaparadores ilegales de tierras y deforestadores, quienes lo amenazaron.

amazonas4

Exigen que se haga justicia

En Altamira, Araújo intentó promover el saneamiento urbano así como autorizar rellenos sanitarios en la ciudad. También implementó la matricula medioambiental en áreas normalmente opositoras, progresando en la lucha contra la devastadora deforestación de la región.

Araújo se hizo conocido por la imparcialidad y seriedad en la aplicación de las leyes medioambientales durante su mandato. “Altamira ha perdido una de sus autoridades más excelentes, siempre listo para exigir el cumplimiento de condiciones medioambientales por parte de los directores de la construcción en la compañía de Belo Monte, y [siempre listo] para apoyar a las poblaciones locales y otras personas afectadas”, recuerda Rodrigo Junqueira, el coordinador del Programa Xingu en el Instituto Socioambiental.

Junqueira dice que es de suma importancia que el gobierno federal y provincial realicen esfuerzos para investigar este crimen y castigar a los responsables.

Fuente: EFE, https://es.globalvoices.org, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.