El estado brasileño de Río de Janeiro puso el jueves a los equipos de emergencia en alerta máxima, debido a que se pronosticó que las fuertes lluvias que han desplazado a 35.000 personas continuarán, reviviendo los temores a deslaves e inundaciones que dejaron cerca de 900 muertos el año pasado.

Las persistentes lluvias de los últimos días causan mayores estragos en el Región Sureste de Brasil, principalmente en los estados Minas Gerais, Río de Janeiro y Espírito Santo.

Mil familias evacuadas

Los residentes se apresuraban por reunir sus pertenencias y huir del distrito Tres Vendas de Campos de Goytacazes en el norte del estado, después de que un dique se rompió, enviando una corriente de agua a través de las calles. Socorristas dijeron que más de 1.000 familias de Tres Vendas fueron evacuadas a refugios.

«Estamos intentando poner barreras de piedras para evitar que el agua avance, pero es difícil», dijo a Reuters Rosinha Garotinho, prefecta de Campos y ex gobernadora estatal. Ella sostuvo que no hay un riesgo inmediato de inundación en otros distritos de Campos.

El gobernador Sergio Cabral decretó el estado de alerta máximo debido a esas incidencias y la previsión de la persistencia de lluvias intensas hasta el fin de semana en todo el territorio y con el objetivo de evitar que se repita la tragedia de hace un año en la región serrana de Río de Janeiro.

Estado de emergencia

Medios locales reportaron que ocho personas habían muerto hasta el jueves debido a inundaciones en el vecino estado de Minas Gerais, y 87 pueblos de la región se encontraban bajo estado de emergencia, mientras pasan de 10 mil 500 las personas que perdieron sus hogares o han tenido que abandonarlos.

En total, prosigue el balance oficial, 142 municipios han sido afectados por la precipitaciones, que han destruido 101 casas y 89 puentes en todo el estado.

Mientras, en el estado de Espírito Santo, 16 municipios enfrentan problemas por las constantes lluvias y ya suman 17 mil 700 las personas damnificadas en todo el territorio, de las cuales 771 tuvieron que dejar sus hogares y 203 los perdieron. Asimismo 600 viviendas sufrieron daños parciales o fueron destruidas.

Fuente: International Business Times, Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.