Japón y otros países defensores de la caza de ballenas bloquearon este fin de semana una propuesta para crear un santuario de cetáceos en el Atlántico Sur durante la última jornada de la reunión plenaria de la Comisión Ballenera Internacional (CIB).

Junto a Japón, Islandia, Noruega y varios estados caribeños y africanos se levantaron de la mesa cuando el presidente propuso esa votación y abandonaron la sala de negociaciones para evitar que hubiese quorum.

Continuará la cacería en la Antártida

Durante el encuentro, Japón confirmó sus planes para volver a enviar su flota ballenera a las aguas de la Antártida, después de haber suspendido con antelación este año su caza anual por el acoso de las asociaciones ecologistas.

“Estamos debatiendo cómo podemos enviar de vuelta a nuestros barcos al Océano Antártico”, señaló el comisionado japonés Joji Morishita, mientras la organización ecologista Sea Shepherd, que forzó la retirada de la flota japonesa, se comprometió a desplegar de nuevo activistas en la zona, según la cadena BBC.

Práctica ilegal

Finalmente la propuesta de crear un santuario de ballenas en el Atlántico Sur, realizada por Argentina y Brasil, ha quedado suspendida hasta el próximo plenario del CBI, que se celebrará el año próximo en Panamá.

La caza comercial de ballenas está prohibida desde 1986, pero diversas excepciones ha permitido a países como Japón, Islandia y Noruega continuar con sus capturas. Noruega, que rechazó la moratoria de 1986, cazó 536 ballenas en 2009 para usos comerciales, mientras Islandia capturó 38 ejemplares y Japón 1.004 ballenas, si bien el acoso del Sea Shepherd redujo a un tercio sus capturas en 2011.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.