La completa reconversión del planeta para un consumo de energía con tecnologías “verdes” costará 76 billones de dólares hasta 2050, según el cálculo difundido recientemente por el Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC).

En los próximos 40 años, algo más de la mitad de esa cifra, equivalente a 1,1 billones de dólares anuales, habrá que invertirlos en los países en desarrollo para cumplir con su creciente demanda de alimentos y energía, de acuerdo con el informe presentado en Ginebra.

Ardua tarea

El subsecretario general de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU, Sha Zukang, subrayó la necesidad de llevar a cabo este cambio “lo antes posible” para “poner fin a la pobreza y revertir los efectos catastróficos del cambio climático”.

Zukang admitió que la tarea es “ardua”, ya que en la actualidad se invierten al año tan sólo 100.000 millones de dólares (70.000 millones de euros) en tecnologías ecológicas, y recordó que 30 o 40 años es muy poco tiempo para lograr una transformación tecnológica de tal envergadura, dado que las principales transiciones anteriores en esta materia ocurrieron en un plazo de 70 o 100 años.

En el informe se recuerda que desde la primera revolución industrial la renta mundial y la población se han incrementado exponencialmente, lo que ha conducido a una demanda de energía y a una producción de desechos sin precedentes, que ha llevado al límite la capacidad del planeta de soportar tal carga.

Cambio fundamental

Actualmente el 90 por ciento de la energía se genera mediante combustibles fósiles, responsables del 60 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Sin embargo, el 40 por ciento de la humanidad (unos 2.700 millones de personas) depende de combustibles tradicionales de biomasa, como madera, estiércol y carbón, para cubrir sus necesidades energéticas y el 20 por ciento no tiene acceso a la electricidad, principalmente en el África subsahariana.

Según el informe, el cambio hacia energías verdes es “fundamental” para lograr unos niveles de vida decentes en los países en desarrollo, especialmente entre los 1.400 millones de personas que viven en extrema pobreza y los 2.000 millones de personas adicionales que se espera que habiten el planeta para 2050.

Según el responsable de la ONU, la revolución de la tecnología ecológica deberá basarse en la cooperación internacional, debido a que la mayoría de las nuevas tecnologías verdes son propiedad de los países avanzados y, por tanto, más costosas para los países en desarrollo.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.