[dropcap]L[/dropcap]os peligrosos índices de contaminación que persisten esta semana en la capital china han reducido la presencia de transeúntes en sus calles y la desaparición en farmacias y mercados de máscaras personales para respirar en medio de una neblina tóxica.

A un precio equivalente a unos cinco dólares, las máscaras se agotaron en los negocios de la ciudad, al tiempo que muchas personas acudieron a las tiendas para adquirir purificadores de aire, a un costo que fluctúa de 450 a casi 800 dólares, con la intención de respirar mejor en sus hogares.

 photo chinasmog4_zpsdd79d528.jpg

Intensa contaminación

Las ventas en línea de esos aparatos crecieron 16% en comparación con 2012, de acuerdo con reportes ofrecidos por Taobao, una de las cadenas virtuales más importantes del país, que informó asimismo la comercialización en dos días de casi siete mil máscaras.

Entretanto, las autoridades señalaron la adopción de medidas de emergencia en respuesta a los altos niveles de partículas PM2,5 en el aire de la ciudad, que el lunes alcanzaron 500 por metro cúbico, de los 35 permisibles, en el tercer día de intensa niebla.

 photo chinasmog3_zpsa5e852ec.jpg

Esos índices, que miden las partículas de la materia más pequeñas que 2,5 micrómetros, alcanzaron sábado y domingo más de 700 microgramos por metro cuadrado y en varias localidades de la capital se elevó a 993, según reportes oficiales publicados.

 photo chinasmog2_zps13237d60.jpg

Suspensión de actividades

Entre las medidas adoptadas por las autoridades están la suspensión de actividades al aire libre en escuelas primarias y secundarias hasta el pasado martes en cinco distritos capitalinos, la detención de trabajos de construcción en 28 sitios y reducir en 30 por ciento de las emisiones industriales.

Equipos de inspección visitaron 14 distritos y condados de Beijing, una ciudad con una población de unos 20 millones de habitantes, para controlar la aplicación de esas medidas, según informes del Buró Municipal de Protección Ambiental.

 photo chinasmog5_zpsf33a2c99.jpg

Expertos de ese organismo recordaron que los niveles de contaminantes, que provocaron la declaración de alerta naranja en esta capital y llamados a no salir de casa a menos que fuese indispensable, está dado por las emisiones crecientes de los últimos días y la ausencia de vientos.

Explicaron que las emisiones de unos 5,2 millones de autos que circulan por sus calles y de las provocadas por la creciente combustión de carbón para la calefacción debido a las bajas temperaturas, acumularon gradualmente esos contaminantes en los últimos días. Estas condiciones anormales han elevado el número de pacientes con enfermedades respiratorias en hospitales generales e infantiles de Beijing.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.