El último fenómeno migratorio de la mariposa Monarca que viaja desde tierras norteamericanas y canadienses hacia México, indica que recuperó su población en 109.38% con respecto a la última temporada, aumentando la superficie de la reserva de su biósfera, según los estudios realizados en 2010 y 2011 recientemente publicados y declarados en una conferencia de prensa de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

En 1996 ocupaban más de 18 hectáreas de reserva forestal y hoy tan solo 4, mientras escapan del crudo invierno del Norte

“Estos resultados son alentadores respecto a la temporada pasada, pues muestran una tendencia a la recuperación de la población norteamericana de mariposas Monarca, después que en 2009-2010 se tuvo la cifra histórica de ocupación más baja”, dijo Omar Vidal, Director General de WWF-México, en un comunicado de la organización.

Gran viajera

La migración de la mariposa Monarca dura aproximadamente 50 días en un recorrido de 120 kilómetros al día, viajando entre 8 y nueve horas y pernoctando en grupos de hasta 600 mariposas por árbol, regalando al observador un memorable espectáculo natural.

Su travesía comienza a finales de septiembre en los Grandes Lagos, al noreste de Estados Unidos y sureste de Canadá, y termina en Michoacán en la primera semana de noviembre, según el informe de CONAMP. Una de las formas indirectas que sirve como indicador para medir el tamaño de la población de la mariposa monarca, son las superficies ocupadas por las agrupaciones que se posan en los árboles, dijo Omar Vidal en su comunicado.

Tala y cambio climático disminuyen la población

Una de las causas de la baja fueron las condiciones climáticas. Dentro de los resultados se reflejó además una evidente reducción y degradación forestal de la reserva. Al respecto, en 2005 y 2006 se afectaron 450 hectáreas debido a la tala clandestina de árboles.

Por su parte el supervisor de la reserva de mariposas de la Comisión Federal de Áreas Protegidas, Humberto Gabriel Reyes dijo que “en Estados Unidos y Canadá ya existe conciencia de que la conservación de la mariposa monarca no es una responsabilidad única de México, sino compartida entre las tres naciones”.

Reyes agregó que “a nosotros nos toca cuidar los bosques en los que hiberna la especie, pero a ellos les corresponde mantener los sitios de reproducción y alimentación del insecto y ahora lo están haciendo muy bien”, según Teorema ambiental.

El estudio fue realizado por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (WWF) y el financiamiento parcial de la telefónica Telcel.

Fuente: La Gran Época, BBC, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.