El ritmo actual de acidificación de los océanos del planeta es el mayor y más rápido en los últimos 300 millones de años, advierten estudios que indican como principal causa la absorción de dióxido de carbono (CO2) atmosférico.

Según los expertos, aunque esta absorción ayuda a mitigar algunos efectos del cambio climático antropogénico (provocado por el hombre) hay una reducción de los niveles de pH oceánico, con un conjunto de consecuencias ambientales como el blanqueamiento de corales, pérdida de algas y disminución de los niveles de oxígeno oceánico, entre otros.

Destrucción de ecosistemas

Alertan que la acidificación es una amenaza para la industria con descensos previstos en la pesca comercial, la ruptura de las cadenas alimentarias y una disminución en el turismo a medida que los ecosistemas marinos y el entorno natural sufren degradación.

Un grupo internacional de investigadores realizó un estudio, que publicó la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, sobre la acidificación durante décadas en las masas de agua del océano Atlántico, y comparó los resultados con los modelos climáticos existentes.

Las aguas con un pH más alto se encuentran en el sur del Atlántico Central y la parte superior del Atlántico Norte. Por el contrario, el pH más bajo (más alta acidez) se encuentra en el Ártico. De acuerdo con los investigadores, a pesar de que un cierto grado de reducción del pH es atribuible a causas naturales, todos los cambios observados en la superficie del agua tenían origen antropogénico.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.