Científicos estadounidenses informaron en un estudio publicado esta semana que una disminución de los niveles de cloro es la primera prueba del éxito del Protocolo de Montreal para reducir el agujero de la capa de ozono. Para llegar a esa hipótesis, utilizaron mediciones del satélite Aura de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) durante los últimos años y observaron cómo la cantidad disminuía lentamente, señalaron los autores en un comunicado.

Como resultado, apreciaron un 20% menos de agotamiento de la capa de ozono durante el invierno antártico que en 2005, el primer año que las mediciones del cloro y el ozono en esa estación de la Antártida fueron realizadas por el Aura.

Importante disminución de cloro

Según explicaron, el éxito del Protocolo responde a una prohibición internacional de productos químicos que contienen cloro llamados clorofluorocarbonos (CFC), explicaron.

Al decir de la autora principal, Susan Strahan, del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, vemos muy claramente que el cloro de los CFC está bajando en el agujero de ozono y que está ocurriendo menos agotamiento de ese gas debido a él. El Protocolo de Montreal sobre Sustancias que Agotan la Capa de Ozono, ratificado en 1987, prohibió el uso de clorofluorocarbonos y compuestos relacionados, que se descomponen en la estratosfera y liberan moléculas de cloro.

Este cloro agota la franja frágil de gas que protege la Tierra de los efectos nocivos de los rayos solares y es responsable de crear el agujero en ella sobre la Antártida.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.