El presidente argentino, Alberto Fernández, presentó este lunes la Ley de Educación Ambiental Integral, abocada a generar más consciencia en las nuevas generaciones sobre la importancia de cuidar el entorno.

Al presidir el encuentro, desde la Residencia de Olivos, el mandatario apuntó que la cuestión ambiental es un problema del presente y cada acto de desatención al planeta es un poco más de daño que nos causamos a nosotros mismos. “Cuidar el ambiente es cuidar el agua, aquello que sanamente comemos, es cuidar también como se vive en la urbanidad”, dijo, tras insistir en la necesidad de empezar a educar a las nuevas generaciones sobre la importancia del cuidado ambiental.

Generando conciencia ambiental

Educación Ambiental Integral (EAI), según la definición de la ley, es el “proceso educativo permanente con contenidos temáticos específicos y transversales, que tiene como propósito general la formación de una conciencia ambiental, a la que articulan e impulsan procesos educativos integrales orientados a la construcción de una racionalidad, en la cual distintos conocimientos, saberes, valores y prácticas confluyan y aporten a la formación ciudadana y al ejercicio del derecho a un ambiente sano, digno y diverso”.

“La educación ambiental es un proceso continuo que promueve la sostenibilidad como proyecto social, entendiendo que esto implica un desarrollo con justicia social, distribución de la riqueza, preservación y conservación de la naturaleza, igualdad de género, protección de la salud, democracia participativa y respeto por la diversidad cultural. La educación ambiental, en ese sentido, busca el equilibrio entre diversas dimensiones, como la social, la ecológica, la política y la económica, en el marco de una ética que promueve una nueva forma de habitar nuestra casa común”, es la descripción que presenta el gobierno argentino y que se distingue en el texto original de la normativa.

El marco normativo se configura en principios estipulados en la Constitución Nacional argentina y en las leyes de Educación Nacional y General del Ambiente, desde donde se considera a la educación ambiental como un proceso fundamental para el ejercicio pleno de la ciudadanía. También tiene vinculación con otras normativas: Régimen de Gestión Ambiental del Agua, Ley de Gestión de Residuos Domiciliarios, Ley de Bosques Nativos, Ley de Glaciares; Ley de Manejo del Fuego; y tratados y acuerdos internacionales en la materia. “La Ley General del Ambiente, en particular, define a la educación ambiental en su artículo 8 como uno de los instrumentos de la política y la gestión ambiental en Argentina”, reza el escrito.

Compromiso ambiental intergeneracional

La ley aborda tres ámbitos de la educación: el formal (el sistema educativo tradicional de escuelas y universidades), el no formal (organizaciones de la sociedad civil) y el informal (medios de comunicación). En ese sentido, la normativa establece que el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, las jurisdicciones provinciales, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Consejo Federal de Medio Ambiente (COFEMA) tendrán la facultad de implementar la ENEAI y las EJEAI en el ámbito de la educación no formal, Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) y medios de comunicación. Mientras que el Ministerio de Educación de la Nación, en articulación con el Consejo Federal de Educación (CFE), podrán aplicar la ENEAI y las EJEAI en los ámbitos de la educación formal, no formal, Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) y medios de comunicación.

Fernández sostuvo que la nueva ley pone en cabeza del estado, de los que educan y todos los actores involucrados, la obligación de educar desde muy pequeños a los niños al tiempo que significó que esta cuestión es un problema del presente, no del futuro, hay que construirlo ya y requiere un cambio de paradigma. “Tenemos que entender que es mejor vivir en un mundo donde comer, tomar agua o respirar no se convierta en un riesgo. Hoy estamos dando un paso muy importante”, expresó.

Los objetivos de la ley consisten en promover la elaboración y el desarrollo de la Estrategia Nacional de Educación Ambiental Integral (ENEAI) y de las Estrategias Jurisdiccionales de Educación Ambiental Integral (EJEAI) como principales instrumentos de la política para la enseñanza de la materia; elaborar y diseñar políticas nacionales y orientar políticas jurisdiccionales, estrategias y acciones de educación ambiental integral; alcanzar la más amplia cobertura territorial, social y sectorial a nivel nacional y generar consensos sociales sobre los cuales establecer acuerdos temáticos y prioridades.

Cada jurisdicción se hará responsable de estimular una acción social en la que se promueva el “Compromiso Ambiental Intergeneracional” en el que los actores educativos establezcan un pacto de compromiso para las próximas generaciones con el objetivo de afianzar un proyecto genuino y duradero. También cada jurisdicción deberá reservar para la ley de educación ambiental al menos una jornada o espacio de mejora institucional en la agenda educativa.

Fuente: https://www.prensa-latina.cu/, https://www.infobae.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.