Los vecinos de una zona acomodada de Buenos Aires se pusieron en pie de guerra contra una inesperada «amenaza»: los chigüires que parecen querer recuperar su territorio. La batalla, que incluye roedores baleados y perros atacados, no pasó inadvertida en las redes, que no dudaron a la hora de tomar partido.

«Invasión de carpinchos (chigüires) en Nordelta». El extraño titular se replicó una y otra vez por los principales medios de Argentina, adelantando lo que rápidamente pasaría de ser un problema medioambiental y urbanístico a una catarata de memes y comentarios satíricos en redes sociales.

Conflicto territorial

El asunto, aunque pueda parecer inverosímil, quita el sueño a los vecinos de Nordelta, una localidad de Tigre, al norte del Gran Buenos Aires, caracterizada por la proliferación de exclusivos barrios privados. La tranquilidad con que algunas de las familias más pudientes de Argentina vivían comenzó a ser afectada por la actividad de los chigüires, simpáticos roedores cuyo avistamiento es habitual en esa zona de humedales y que también se conocen como capibaras.

Es que para algunos habitantes de la zona, los chigüires dejaron de ser simpáticos para pasar a ser peligrosos. Un artículo del diario argentino Clarín reportó que, según los vecinos, los animales ingresan a los jardines y patios de las viviendas y rompen plantas o incluso atacan a las mascotas.

«Quisiera que trasladen a los carpinchos porque atacaron a mi mascota en mi propio jardín. Casi lo matan. Se salvó de milagro porque vino una vecina veterinaria», aseguró una vecina, cuyo testimonio se replicó entre los medios argentinos. Según la mujer, su perro fue atacado ferozmente por uno de los chigüires. «Le mordieron el estómago y las piernas. Ahora mi perrito no quiere salir más al jardín. Tiembla todo el tiempo y mi jardín, a pesar de que lo cerqué, sigue invadido de carpinchos. La verdad no quiero convivir con ellos adentro de mi casa», agregó.

¿Quiénes son los invasores?

Vecinos también reportaron casos en que chigüires facilitan accidentes de tránsito, al cruzarse en las carreteras de acceso. El vídeo de un chigüires motivando la caída de un motociclista también circuló en redes. Las estimaciones de los habitantes de la zona indican que existen cerca de 400 ejemplares de chigüire en la localidad y que su acelerado ritmo de reproducción podría hacer que sobrepase los 3.500 para 2023.

Los vecinos intentaron plantear el problema a las autoridades. Acelerado por la repercusión mediática, el caso llegó a la Dirección de Flora y Fauna de la provincia de Buenos Aires y también comenzó a ser abordado por la Legislatura provincial. Cuando deben opinar los expertos, coinciden en que, en realidad, son los humanos quienes invadieron el hábitat de los roedores y que se hace necesario mejorar la legislación para dar más protección a los humedales.

Mientras tanto, algunos vecinos se muestran más simpáticos con los animales y advierten sobre el riesgo de que otros habitantes del lugar se decidan a cazarlos. Una reconocida exmodelo de Argentina advirtió al canal de televisión TN que un chigüire había sido encontrado baleado en el lugar.

Fuente: https://mundo.sputniknews.com/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

1 COMENTARIO

  1. Los políticos y las inmobiliarias, siempre hacen negocio estropeando el medio natural. Este ejemplo de Tigre es un caso típico, dieron permiso para vaciar los humedales y construir barrios cerrados. ¡Quién se quedó con la coima?
    Proteger la fauna autóctona es una obligación del Estado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.