Anualmente en el planeta más de 350 millones de hectáreas son afectadas por incendios, la mitad de esa superficie en África, aseguró en días pasados la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Un comunicado de la oficina de esa entidad en La Habana, Cuba, también aseveró que de 150 millones a 250 millones de hectáreas (de mil 800 millones de hectáreas en los bosques tropicales) arden cada año por el fuego.

En la región del Mediterráneo, entre 700 mil hasta un millón de hectáreas sufren incendios forestales, los cuales tienen origen humano en el 90-95 por ciento de los casos. La creciente expansión de la agricultura y otras formas de conversión del empleo de la tierra en los países en desarrollo y la negligencia en el uso del fuego, son causas del aumento de su frecuencia e impacto.

También las constituyen una mayor utilización de zonas silvestres para fines recreativos, como comidas campestres y el turismo, tanto en países industrializados como los del Sur. Muchos fuegos son intencionados y tienen como objetivo desbrozar la tierra para la actividad agrícola, mientras gran parte de ellos queman zonas mayores que las originalmente previstas. La FAO enfatizó en el texto en que la lucha contra los incendios requiere la participación de las comunidades locales, ya que la mayoría de esos hechos tienen su origen en actividades humanas.

Según la nueva versión del manual de gestión de incendios forestales para instructores, publicado por la FAO y el Ministerio finlandés de Asuntos Exteriores, con un enfoque integrador, (Educación y unificación de todos los sectores de la sociedad) pueden reducirse el riesgo, la frecuencia e intensidad de los fuegos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.