Igual que los erizos, los equidnas (Tachyglossus aculeatus) tienen todo su cuerpo rodeado por afiladas púas. Pero ni siquiera esa ‘protección’ disminuye sus hábitos de apareamiento.

De hecho, una investigación ha descubierto que estos animales son unas criaturas bastante promiscuas. Según la responsable del estudio, la bióloga Gemma Morrow de la Universidad de Tasmania, los equidna tienen sexo en grupo.

Comportamiento inusual

Además, señala Morrow, algunos machos tratan de aparearse con algunas hembras que todavía están hibernando. «Se despiertan como un mes antes que las hembras y saltan encima de ellas», reconoce la bióloga. «Entonces se despiertan y se encuentran acopladas al macho, pero la temperatura de su cuerpo no se corresponde a este proceso.

Algunas de ellas vuelven a entrar en hibernación, pero «no hay una distinción clara entre hibernación y reproducción, lo que es bastante inusual», afirma Morrow.

Cercano al ornitorrinco

Al margen de estos comportamientos, los científicos han puesto mucho empeño en estudiarlos porque los equidna son los únicos mamíferos, junto con los ornitorrincos, que ponen huevos. Los científicos pretenden que esta información -recogida durante tres años sirva para proteger a los equidna de hocico largo de Nueva Guinea, el grupo más amenazado de la especie.

Y que no se repitan enfermedades que las pongan en peligro como sucedió con los demonios de tasmania (Sarcophilus harrisii), que se han visto afectados por un cáncer de cara, una enfermedad mortal, que ha puesto a la especie en peligro crítico de extinción.

Fuente: RTVE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.