Expertos en salud pública advierten sobre un fuerte aumento en las muertes durante las próximas dos décadas debido a la utilización del amianto –o asbesto– en la industria de la construcción, especialmente en países en desarrollo como India, China, Brasil y México.

Uso prohibido en 50 países

El asbesto o amianto es una fibra natural que se encuentra en las minas. Barato y resistente al calor y al fuego, se mezcla con el cemento para la construcción de baldosas delgadas (para baño) y pavimento. En nuestros países el material tiene mucha demanda para construir casas.

Una investigación conjunta de la BBC de Londres y el Consorcio de Periodistas de Investigación reveló que más de un millón de personas podrían morir de aquí a 2030 debido a enfermedades relacionadas con esa sustancia.

La industria del amianto mueve miles de millones de dólares, sobre todo por las exportaciones a los países en desarrollo, donde las leyes que regulan la protección son más permisivas.

Esta sustancia -cuyo uso está prohibido o restringido en 52 países- suelta residuos microscópicos en el aire que pueden causar diversas enfermedades pulmonares por inhalación, incluyendo algunos tipos de cáncer.

Peligro inminente

Pese a esto, el estudio reveló que la producción de amianto blanco sigue en el orden de los dos millones de toneladas. Especialmente en países como China, India, Brasil y México, donde la sustancia se sigue utilizando.

Brasil es el tercer mayor productor y exportador de amianto, que vende a países como Colombia y México. El país también es el quinto consumidor del producto. Las 11 empresas que trabajan con amianto en Brasil emplean a más de 3.500 personas directamente y generan US$1.400 millones por año.

Fernanda Giannasi, una inspectora del Ministerio de Trabajo de Brasil que hace 25 años lucha por prohibir ese material en el país, afirma que el asbesto blanco ha matado a cientos de personas y causará más muertes si no se prohíbe.

La activista de 52 años ganó una reputación internacional por su trabajo contra la industria del amianto e incluso fue llamada la “Erin Brockovich de Brasil”, en referencia a la estadounidense que combatió las industrias que contaminan el agua en California y se convirtió en un personaje de una película.

Giannasi rechaza la idea de que el producto se puede utilizar de forma segura, como afirman algunos fabricantes. “Esto es una ficción”, dice.

Fuente: BBC Mundo, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.