Grupos ambientalistas han condenado la defensa de la administración Biden de un proyecto de desarrollo petrolero de ConocoPhillips en Alaska, un proyecto de perforación aprobado por el expresidente Donald Trump. Los activistas climáticos habían dicho anteriormente que se sentían alentados de que al asumir el cargo en enero, el presidente Joe Biden firmó una orden para volver al Acuerdo de París y revocó los permisos federales para el oleoducto Keystone XL. Ambos temas eran prioridades para los activistas ambientales.

Sin embargo, el respaldo de la administración al proyecto de perforación petrolera de Alaska el pasado miércoles trajo duras críticas de los grupos ambientalistas. «Es un paso en falso grave no aprovechar la autoridad administrativa para restringir una industria petrolera fuera de control y, al mismo tiempo, dirigirse a un Congreso estancado para la acción climática», dijo a la agencia Reuters John Noel, un destacado activista climático de Greenpeace USA.

Comunidades indígenas ignoradas

En febrero, un tribunal de apelaciones bloqueó la construcción del proyecto petrolero Willow de más de 2.000 millones de dólares de ConocoPhillips en Alaska. El respaldo del miércoles al proyecto por parte de la administración Biden en un expediente judicial se produce después de que la secretaria del Interior Deb Haaland se opusiera al proyecto el año pasado cuando era miembro del Congreso.

El proyecto ha sido impulsado por la senadora de Alaska Lisa Murkowski, una republicana, quien junto con otro senador republicano, Dan Sullivan, lo discutieron durante una reunión con Biden el lunes, según Politico. «Están abriendo un camino para que la industria del petróleo y el gas cause un daño irreparable a la salud pública y los hábitats de vida silvestre de las comunidades árticas», dijo a la agencia Reuters Gregory Stewart, presidente legal del comité ejecutivo del capítulo de Alaska del Sierra Club.

Otro grupo ambiental, Earthjustice, dijo que el proyecto de perforación petrolera está en contradicción con el liderazgo climático de Biden, mientras que la Alaska Wilderness League dijo que la decisión ignoró las preocupaciones de las comunidades indígenas y fue «increíblemente decepcionante».

Podría causar un daño irreparable al ambiente

Biden había unido a una variedad de grupos ambientalistas estadounidenses detrás de su exitosa campaña presidencial, y los grupos invirtieron dinero y esfuerzo en su candidatura a la presidencia. Los comités de acción política ambiental, incluida la Liga de Votantes Ecologistas, el Sierra Club, EDF Action y Sunrise PAC, gastaron más de $ 1.5 millones en el ciclo de elecciones federales de 2020, principalmente para Biden y otros demócratas.

La administración Trump aprobó el plan de desarrollo de Willow en octubre. Los permisos para extraer grava y construir carreteras se emitieron la mañana del 20 de enero, justo antes de que Biden tomara juramento como el 46° presidente. Los grupos ambientalistas habían presentado una demanda a fines del año pasado, argumentando que el gobierno no tuvo en cuenta el impacto que tendría la perforación en la frágil vida silvestre de estos ecosistemas.

Fuente: https://www.reuters.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.