Altas concentraciones en la orina de una sustancia potencialmente dañina que recubre la cubierta interior de los alimentos enlatados fueron encontrados en experimentos con humanos, difundió la revista Journal of the American Medical Association (JAMA).

La cubierta interna de los frascos de sopa y otros alimentos enlatados presentan niveles altos de bisfenol A (BPA) un producto que se cree es obesogénico, es decir, causante de obesidad y diabetes.

Alteración del sistema hormonal

Pruebas de orina realizadas por científicos de la Universidad de Harvard a 75 voluntarios alimentados durante cinco días con sopa enlatada mostraron elevados niveles de ese químico.

Sus concentraciones disminuyeron tras pasar otros cinco días de ingesta de sopa natural. Investigaciones previas mostraron que el BPA es un disruptor endocrino, capaz de alterar el funcionamiento del sistema hormonal.

Prohibido en algunos países

Experimentos con ratones mostraron que el químico es causante de obesidad y puede alterar el funcionamiento de la glucosa. Un informe difundido por la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA) de Estados Unidos en el 2010 reveló preocupación por los efectos de la exposición del BPA en fetos y niños pequeños.

Ese mismo año Canadá y la Unión Europea prohibieron su empleo en los biberones. Sin embargo, ese producto se encuentra también en botellas de plástico de policarbonato y en selladores dentales.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.