Los albatros, al parecer, se benefician de la mayor calidez de los vientos sobre las aguas oceánicas de la Antártida, lo que se produce por el cambio climático, publicó recientemente la revista Science.

Investigadores franceses y alemanes descubrieron que en las últimas dos décadas estas aves engordaron, ahorraron más tiempo en buscar comida, se reprodujeron mejor y pueden extender su presencia hacia el sur.

De lo bueno, poco

Los científicos del Centro de Estudios Biológicos de Chizé, en Villiers en Bois, Francia, y del Helmholtz de Investigación Medioambiental de Leipzig, Alemania, basaron los resultados de su estudio en datos recopilados desde 1966 en las islas de Crozet, archipiélago subantártico del sur del océano Índico.

En 1989 comenzaron a colocar transmisores satelitales para seguir los movimientos de estas grandes aves. De esa forma hallaron que un aumento de la presión atmosférica posiblemente como consecuencia de temperaturas más altas ha causado una mayor velocidad del viento en la parte occidental del océano Indico Sur.

Esto hizo que las aves se volvieran más eficientes para buscar comida y procrear. Pero si las tendencias actuales al calentamiento global continúan, los vientos podrían ser demasiado fuertes para los albatros y, por tanto, obtener alimentos en las islas Crozet en el 2080 sería poco práctico.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.