La medida la aprobó el 13 de octubre el Gobierno de centro-derecha albanés liderado por Sali Berisha, quien argumentó que los residuos que van a empezar a importarse no serán dañinos y tendrán como destino la industria del reciclaje.

Sin embargo, estas garantías no convencen a los ecologistas, que exigen la retirada de esta decisión, pues temen que la debilidad institucional y la falta de preparación de los funcionarios permita la entrada de desechos altamente contaminantes.

Entre la basura que se podrá importar figuran plásticos, metales, papel y desechos de la industria agroalimentaria y textil, entre otros, procedentes de una lista de residuos considerados no peligrosos por la normativa de la Unión Europea (UE).

Industria del reciclaje

Según las autoridades, esta nueva práctica impulsará la industria de reciclaje que está casi en la ruina por falta de materia prima, que, aunque existe en abundancia en Albania, no llega a ser diferenciada del resto de la basura.
En todo el país funciona un centenar de fábricas bastante rudimentarias que reciclan 4.000 toneladas de papel, hierro, aluminio y plásticos, del total de 850.000 toneladas de basura que genera cada año la población.

Sólo la capital albanesa -una de los más contaminadas de Europa, según la Organización Mundial de la Salud (OMS)- dispone de un vertedero.

Uno de los países más contaminados

En el resto de ciudades los desechos son llevados a campo abierto, donde se queman, contaminando así el medio ambiente y arriesgando la vida de las personas, ya que estos vertederos improvisados carecen de medidas de seguridad.
Otra gran parte de la basura se arroja a las riberas de los ríos y al mar, en las laderas de los montes y las cunetas de las carreteras, creando montañas de bolsas de plástico y botellas a las que contribuyen también los turistas.

La decisión del Gobierno ha sido rechazada por 29 asociaciones ecologistas que, en una declaración conjunta, piden su cancelación. «Esto favorece sólo a los negocios, no al medio ambiente. No estamos preparados aún para este tipo de comercio. Falta la seguridad y el control de las instituciones», dijo a Efe Agron Lamko, activista medioambiental y dirigente de la Fundación de Investigaciones Biotécnicas.

Otro ecologista, Xhemal Mato, que dirige la asociación «Ekolevizja», dijo que «primero deberían aprobar la ley de protección del medio ambiente y de gestión de los residuos urbanos y luego permitir la importación».

Fuentes: EFE, AFP

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.