Los humanos no son las únicas víctimas de la escasez de precipitaciones en la última temporada de lluvias en la franja del Sahel, en el oeste africano: la fauna de países como Burkina Faso también está cambiando sus hábitos en su búsqueda de agua.

“Hemos notado una migración de animales fuera de su territorio en el este y noreste (de Burkina Faso). La escasez de agua ha provocado estas migraciones tempranas de elefantes y búfalos. Que no sorprenda a nadie que los leopardos y los leones sigan a los búfalos”, advierte Urbain Bélemsobgo, del Ministerio voltense de Fauna.

Búfalos desesperados

Los búfalos llevan meses rondando algunas poblaciones del este del país en su lucha por beber: “Algunas veces incluso siguen al ganado para encontrar pasto”, explica Arzouma Tindano, habitante de la localidad oriental de Bogandé.

Según Celestin Zida, funcionario del Ministerio voltense de Medio Ambiente en el este del país, “los leones han abandonado su hábitat y han matado a los monos de la zona”. Además, Zida relata que “hay varias quejas de vecinos a los que los animales salvajes les han destruido sus graneros”.

Hasta el momento, la campaña de sensibilización con la fauna llevada a cabo por el ministerio del ramo han evitado la matanza de los animales, a pesar de que hayan llegado a herir a algún aldeano.

Grave desequilibrio ecológico

“Tenemos que hacer todo lo que podamos para salvar esos animales porque, tras su muerte, algunas especies desaparecerán”, asevera Zida. Desde diciembre, el Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible advirtió de las consecuencias “desastrosas” que podría acarrear la búsqueda desesperada de agua, que incluyen potenciales conflictos entre humanos y animales.

Pierre Kafando, coordinador nacional del Parque Transfronterizo “W” (llamado así por la forma que describe el río Níger a su paso por esa zona) asegura que se trata de una “situación catastrófica” a la que algunos pequeños mamíferos, como los cefalofos y algunos primates, no logran sobrevivir.

“Dentro del Parque (de 10.000 kilómetros cuadrados y compartido con Benin y Níger) tenemos siempre una media de 950 milímetros de lluvia por metro cuadrado, pero este año hemos recibido entre 600 y 650”, precisa Kafando.

Tratando de encontrar una solución

Según el responsable de la parte voltense del Parque “W”, los elefantes “inteligentes” cavan pozos en las zonas en las que el agua está cerca de la superficie, “pero -alerta Kafando- estos pozos acaban convirtiéndose en trampas para los búfalos, que caen en ellos y mueren”.

El “W” es el hogar de la concentración más grande de búfalos del África occidental, con entre 10.000 y 15.000, además de grandes antílopes -como el hippotragus o el damaliscus-, leones, leopardos y guepardos. Asimismo, da cobijo a unas 450 especies de pájaros.

Por el momento, el Ejecutivo voltense ha gastado el equivalente en moneda local a 180.000 dólares en construcción de charcas. Para aliviar la situación, el Banco Mundial ha destinado, mediante un plan de emergencia, unos 700.000 dólares para construir cerca de treinta lagunas artificiales que se llenarán con el agua que transporten varios camiones desde los ríos cercanos hasta el Parque.

Fuente: EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.