El fiscal general del Gobierno australiano, Nicola Roxon se encuentra negociando con el gobierno de Japón la liberación de los activistas Geoffrey Tuxworth, Peterffy Simon y Glen Pendlebury  de la organización “Sea Shepherd” y “Bosques al rescate de Australia” que abordaron un ballenero japonés y se encuentran detenidos a bordo.

La mañana del 7 de enero la organización Sea Shepherd Conservation Society asistida por la organización australiana “Rescate Forestal de Australia” informaron en un comunicado que durante un “movimiento complejo” se atrevieron a abordar el barco ballenero japonés Shonan Maru 2 en las aguas de Bunbury, Australia Occidental ese mismo día.

Ubicación inexacta

El supuesto abordaje ilegal se produjo en la zona económica exclusiva, fuera de las aguas territoriales del país oceánico, una situación que no le da al Gobierno de Camberra “derechos automáticos para hacer valer las leyes australianas”, dijo Roxon a la cadena de televisión ABC.

Roxon subrayó que si bien los balleneros japoneses no son bienvenidos en la zona económica exclusiva australiana, el Gobierno de Camberra necesita actuar dentro de la ley y consideró que “es probable que se aplique la legislación nipona”.

Según Sea Shepherd, los activistas Geoffrey Owen Tuxworth (47) de Perth, Simon Peterffy (44) de Bunbury y Glen Pendlebury (27) de Fremantle, todos de la organización “Rescate Forestal”, llegaron en el barco Steve Irwin desde la costa para interceptar el buque japonés el Shonan Maru 2 que se encontraba a 16,2 millas de la costa y 22 millas al noroeste de Bunbury, Australia Occidental.

El Shonan Maru se posicionó a  32 grados, cero minutos al sur y 115 grados, 21 minutos al este cuando se encontró frente a  dos pequeñas embarcaciones de la Steve Irwin , sin embargo estas se acercaron amparadas por la oscuridad, señala el comunicado, y agregaron que los activistas pasaron más allá del alambre de púas y espinas  que hay sobre los rieles para abordar con éxito el barco ballenero japonés, pero la localización exacta del lugar es objeto de polémica.


Sin salida aparente

Los tres activistas pretendían forzar al Shonan Maru 2 a que dejara de perseguir al barco Steve Irwin, que forma parte de la flota de la organización ecologista Sea Shepherd, que participa en la campaña contra la caza de ballenas en la Antártida.

El portavoz del programa ballenero japonés en el Instituto de Investigación de Cetáceos, Glen Inwood, confirmó ayer a la agencia local AAP que los tres activistas están siendo interrogados y “aún no se ha tomado una decisión” sobre su situación. En una declaración de la organización “Rescate Forestal” explican los manifestantes que “hemos venido de los bosques de Australia para defender a las ballenas de ser sacrificadas en aguas territoriales australianas”.

“Somos ciudadanos de Australia y que han abordado los japoneses marcado Shonan Maru N º 2 en aguas territoriales australianas en una posición de (32 grados cero minutos al sur y 115 grados 21 minutos al este)”.

Adentro y afuera

Inwood indicó desde Nueva Zelanda que los activistas realizaron el abordaje a unos 40 kilómetros de la costa, pero los ecologistas aseguran que el hecho ocurrió a unos 25 kilómetros de la costa.

“Hemos tomado esta decisión de abordar el Shonan Maru 2 para protestar el hecho de que este buque es parte de una flota ballenera que está operando en el desprecio de la Corte de Australia y se encuentra en aguas australianas en desafío a la decisión del Tribunal Federal de Australia y la voluntad del pueblo australiano”, informan por su parte los activistas en un comunicado conjunto con Sea Shepherd.

Los activistas utilizan hasta rayos láser para detener a los balleneros japoneses

“Estamos a bordo de este barco porque nuestro gobierno no ha cumplido su promesa pre-electoral para poner fin a la caza de ballenas en el Océano Austral”, dijo Simon Peterffy, y agregó que “estamos tomando esta acción para recordarle al gobierno de Australia su obligación de hacer cumplir las leyes vigentes relativas a la prohibición de los buques de pesca de ballenas en nuestras aguas”.

Fuente: La Gran Época, EFE, Agencias
Artículo original de lagranepoca.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.