Los defensores del ambiente en Italia están demandando al gobierno por no abordar suficientemente la crisis climática en lo que es la primera acción legal de este tipo en el país. Los 203 demandantes presentarán su querella ante el tribunal civil de Roma este sábado. Quieren que la corte ordene al gobierno, encabezado por el primer ministro, Mario Draghi, que adopte políticas de cambio climático más ambiciosas y que aumente significativamente su objetivo de reducción de emisiones de carbono.

“Pedimos a la corte que reconozca que el gobierno italiano no está cumpliendo con su obligación de proteger a la población del cambio climático”, dijo Marina Di Pierri, portavoz de la organización ambiental A Sud y su afiliada Giudizio Universale (Juicio universal). “También queremos que el tribunal ordene a Italia que establezca un objetivo de reducción de emisiones para 2030 que es tres veces mayor que el actual”.

Se siguen explotando combustibles fósiles y quemando basura

En 2019, Italia se fijó un objetivo del 33% para la reducción de las emisiones de carbono para 2030. Los demandantes, entre ellos asociaciones ambientales, ciudadanos italianos, residentes extranjeros y jóvenes activistas del grupo activista Fridays for Future, argumentan que los sucesivos gobiernos no han abordado seriamente la crisis climática a pesar de que el país es vulnerable a fenómenos meteorológicos extremos.

Di Pierri dijo: “Italia no es un ejemplo virtuoso cuando se trata de políticas ambientales… Todavía estamos muy centrados en la explotación de fuentes de combustibles fósiles e incineramos mucha basura en lugar de desarrollar sistemas de reciclaje. El transporte público es insuficiente; por ejemplo, en ciudades como Roma, los automóviles siguen siendo la principal vía de acceso al trabajo, ya que no hay muchas opciones”.

Tras comprometerse a poner el ambiente en la cima de la agenda de su gobierno, Draghi estableció un ministerio para la “transición ecológica” después de ser nombrado primer ministro en febrero. Aproximadamente 59.000 millones de euros de los más de 200.000 millones de euros que Italia está preparada para recibir del fondo de recuperación económica pospandémica de la UE se han destinado a la inversión en iniciativas ecológicas. El ministro de Transición Ecológica, Roberto Cingolani, dijo en mayo que una de las primeras tareas sería reducir la burocracia que obstaculiza los proyectos de energía renovable, con el objetivo de que Italia sea “libre de carbono” para 2050.

Sin embargo, los activistas dicen que los objetivos ecológicos descritos en el plan de recuperación de Italia, que se presentó a la Comisión Europea a finales de abril, no son lo suficientemente ambiciosos. “Estábamos decepcionados con el plan, ya que realmente no vimos un cambio real”, dijo Di Pierri. “Hay una gran narrativa pero, por el momento, no se está traduciendo en una estrategia política concreta”.

Fuente: https://www.theguardian.com/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.