Un jurado británico absolvió a seis miembros del grupo ecologista Extinction Rebellion (XR) acusados de dañar la sede londinense de la trasnacional petrolera Royal Dutch Shell durante una protesta ambientalista en abril de 2019. El veredicto de inocencia, calificado de histórico por XR, fue emitido pese a las advertencias del juez a cargo del caso de que al menos cinco de los seis procesados no tenían justificación ante la ley para cometer los actos imputados.

Durante la protesta de abril de 2019, los manifestantes derramaron petróleo falso a la entrada del edificio, se adhirieron con pegamento a las paredes y rompieron varias ventanas de cristal, con el objetivo de denunciar la complicidad de la trasnacional con la crisis climática y ecológica que sufre el planeta.

Querían exponer la responsabilidad de Shell en la crisis climática

Los seis acusados, que se defendieron a sí mismos en el juicio, se declararon inocentes de los cargos, y alegaron que sus acciones fueron motivadas por la necesidad de exponer la incidencia de Shell en el cambio climático, y por ende, sus intenciones era evitar un mal mayor.

Cada uno de ellos, y una mujer que se declaró culpable al inicio del juicio y será sentenciada en una fecha posterior, enfrentaban condenas de hasta cinco años de cárcel y multas de 10 mil libras esterlinas (unos 13 mil 800 dólares). XR celebró la exoneración de los manifestantes como una victoria para los ambientalistas de todo el mundo que se enfrentan a una creciente criminalización.

El movimiento ecologista apuntó que todavía hay una docena de casos pendientes en las cortes británicas y más de un millar de acusaciones criminales contra sus miembros por las diferentes acciones desarrolladas en los últimos meses para llamar la atención sobre la necesidad de enfrentar el cambio climático.

Las protestas van a continuar

El pasado viernes, por ejemplo, dos miembros de XR fueron arrestados tras verter una carga de carbón falso frente a la sede de la aseguradora Lloyd´s en la City de Londres, y un día antes, nueve mujeres del grupo corrieron igual suerte por romper los ventanales del banco HSBC.

El grupo ambientalista fundado en 2018 ya adelantó que retomará las protestas callejeras una vez que se levanten las restricciones por la pandemia de Covid-19 en junio, para exigir al gobierno británico que declare una emergencia climática y tome medidas para detener la pérdida de la biodiversidad.

También demandan la reducción a cero para 2025 de las emisiones de gases de carbono causantes del llamado efecto invernadero, y que se permita la creación de asambleas ciudadanas para decidir sobre la forma de enfrentar el cambio climático.

Fuente: https://www.prensa-latina.cu/, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.