Una activista en favor de los derechos de los animales se encuentra en huelga de hambre desde hace nueve días para reivindicar que la localidad de Getafe en España recupere la protectora de animales que ella gestionó durante 14 años y así poner fin a la gestión que se realiza en la actualidad, ya que, según asegura, la empresa a cargo del cuidado de los animales abandonados ha sacrificado, en seis meses, al 66,7 por ciento de los animales recogidos.

Beatriz ha explicado en declaraciones a medios que estos días de huelga están siendo «largos y lentos», aunque ha admitido que se encuentra con mucha moral para continuar su lucha, pues le mueve el saber que decenas «de perros y gatos están exterminándose» en la perrera de la localidad.

Por un 2%

En este sentido, ha subrayado que durante 14 años ella gestionó la protectora animal establecida en Getafe, donde ofrecían «protección integral» a los animales abandonados. Este proceso incluía recoger los avisos en el municipio, darles asistencia individual así como un programa de esterilización y adopción «para que se adoptaran el 100% de los animales» que llegaban al centro.

Esta situación se rompió en 2010, cuando Beatriz perdió el concurso público de gestión de la protección de animales abandonados, y pasó a manos de la empresa Vetmovil, –que presentó una oferta un 2% más económica que la suya–. Tras esto, lamenta Beatriz, desaparecieron los servicios que ella ofrecía y se llevaron a cabo, asegura, «eutanasias al 66,6 por ciento de los animales» simplemente «porque terminaba su plazo máximo de permanencia en el centro».

Ley nacional

Por ello, y para evitar que esta situación de propague a otras zonas de España, Beatriz ha pedido la aprobación de una ley nacional, que constituya «un marco que establezca las bases en las que se regulen las leyes autonómicas para proteger a los animales». «Es absurdo que una misma ley proteja al animal matándolo; hay que cambiar esa tendencia, a la vez que se prohíba el sacrificio hay que fomentar la tenencia responsable», ha denunciado.

Finalmente, ha admitido que su protesta está «bien encaminada», ya que las autoridades de la localidad han mostrado su interés a solucionar el problema de los animales acogidos «cuanto antes». En opinión de esta joven activista «un paso más para que vuelva a la localidad la protección hacia los animales». No obstante, ha reconocido que no dejará su protesta hasta que en esta localidad «se cumplan todas las medidas de protección animal».

Fuente: Europa Press, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.