El 80% de los 4,9 millones de barriles de crudo vertidos por BP en el Golfo de México aún no se ha recogido, denuncia Greenpeace, en víspera del aniversario del accidente de la plataforma petrolífera “Deepwater Horizon”.


Un informe de la organización internacional, distribuido en todo el mundo, sostiene que durante los casi tres meses que se tardó en cerrar el pozo se derramaron más de 62.000 barriles diarios y no los cerca de mil al día que reconoció British Petroleum (BP) en sus primeros informes.

Estimaciones independientes

El documento cita a “científicos independientes”, como el oceanógrafo de la Universidad Estatal de Florida Ian MacDonald, cuyo cálculo utilizando imágenes por satélite concluyó que el vertido podía “ser fácilmente cuatro o cinco veces” la estimación final del gobierno estadounidense.

De la Universidad de Tulane, Michael Blum añadió que entre el 50 y el 75% del petróleo vertido “permanece en el medio ambiente” y rebatió el cálculo del “Oil Budget Calculator”, herramienta de medición utilizada por la administración estadounidense, que consideró “desaparecidas” tres cuartas partes del petróleo vertido.

“Para no pagar”

“Ni BP ni la Guardia Costera de EEUU realizaron mediciones precisas del volumen de petróleo que salía de la tubería de elevación rota, por lo que había que inferir la importancia del vertido y permitió a la petrolera señalar que el accidente se estaba sobreestimando”. La intención de BP, sostiene Greenpeace, era “reducir el importe de las sanciones que tendría que pagar”.


Apuntan también como táctica de la empresa, prolongar los litigios ante la imposibilidad de concretar la cantidad exacta del vertido, “demorando las reparaciones a los perjudicados” o aceptar las cifras de BP, puestas en duda desde el principio por expertos independientes.

Llaman también la atención sobre la intención de la multinacional británica de minimizar el interés sobre la investigación científica de los impactos ambientales con “ingentes fondos de financiación” a proyectos de estudio “dispuestos a aceptar las condiciones de la compañía”.


Greenpeace sostiene que “es vital revelar el verdadero precio a pagar por el desastre de la Deepwater Horizon” en un momento en el que se consideran nuevos permisos de perforación en aguas profundas del Ártico a compañías como Repsol, Shell y BP.

Fuente: EFE, Agencias, Fotos de Archivo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.