Cuatro leones y cuatro tigres han llegado sanos y salvos a los santuarios de vida silvestre en Sudáfrica. Allí, estos grandes felinos vivirán el resto de sus vidas, muy lejos de sus primeros años, que transcurrieron en circos ambulantes. Una familia de tigres de Bengala llamados Messi, Sandro, Mafalda y Gustavo vivió en un vagón de tren de metal durante más de 15 años antes de ser rescatados.

Un circo ambulante abandonó a un tigre macho de 18 años y una hembra de 15 en San Luis, Argentina, en 2007. Un granjero local acordó cuidar a la pareja por un período temporal, pero el circo nunca regresó. Los tigres finalmente tuvieron dos cachorros, y la familia de cuatro miembros vivió en cautiverio durante años.

Una vida de puro sufrimiento

Ahora, los animales residen en LIONSROCK Big Cat Sanctuary en Bethlehem, Sudáfrica. La instalación, hogar de más de 100 grandes felinos, es un proyecto de FOUR PAWS, una organización mundial de protección animal.

“El vagón del tren estuvo sucio con excrementos y restos de carne y huesos durante mucho tiempo, pero afortunadamente ya no es así”, dijo el veterinario de FOUR PAWS, el Dr. Amir Khalil, quien dirigió la misión de rescate.

“Los tigres necesitan moverse, correr, jugar y bañarse. Estar encerrados en un vagón de tren de 75 m² y caminar de un lado a otro durante 15 años no es una vida digna de un tigre. Todos esos años en un espacio tan pequeño sin duda han afectado su bienestar mental y físico”.

Especie en peligro de extinción

Hoy solo quedan 3.900 tigres en estado salvaje, dice FOUR PAWS en su sitio web. “Los tigres vivos se envían a todo el mundo para ser mantenidos como mascotas y abusados ​​para el entretenimiento humano en circos, zoológicos o para interacciones pagas. Los tigres y otras especies de grandes felinos son asesinados por su piel, pelaje, huesos y dientes”, explicó la organización.

El CEO de FOUR PAWS, Josef Pfabigan, agregó: «Al rescatar a estos cuatro tigres en Argentina, les brindamos una vida mejor individualmente y creamos conciencia para que todos los animales a nivel mundial sean tratados con respeto, empatía y comprensión».

Pero las buenas noticias no terminan aquí ya que el mes pasado, se llevó a cabo una operación de rescate similar en Francia. La Fundación Born Free, una organización benéfica internacional de vida silvestre, orquestó el rescate de cuatro leones que se habían visto obligados a actuar en un circo ambulante.

El dueño de un circo entregó a los animales (Ángela, Bellone, Louga y Saïda) en 2018. Ahora, después de años de demoras relacionadas con la pandemia, los felinos han completado el viaje de 14.000 km hacia su nuevo hogar. Crecer en cautiverio ha hecho que los animales no sean aptos para ser liberados en la naturaleza, dice Born Free. Y así, la Reserva Shamwari, ubicada en el Cabo Oriental de Sudáfrica, acogió a los grandes felinos.

Nacidos en cautiverio

Es «lo mejor después de lo salvaje», sostiene Born Free. “Nacidos en cautiverio, fueron vendidos como cachorros de un circo francés y luego a otro, y durante años estuvieron en constante movimiento, obligados a realizar trucos antinaturales frente a multitudes ruidosas: música a todo volumen, luces intermitentes, explica la organización. Su único hogar era un remolque oxidado, con apenas espacio para dar la vuelta”. Según Born Free, era una «existencia miserable y limitada”.

Catherine Gillson, gerente de Born Free en la Reserva Shamwari, dijo en un comunicado: “Tenemos un gran recinto de arbustos naturales con un espacio del tamaño de posiblemente dos campos de rugby para ellos, un espacio que nunca han experimentado en su vida, con vegetación natural, con las vistas, los sonidos y los olores de África”.

Fuente: https://plantbasednews.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.