Incluso los esfuerzos inmediatos para reducir la contaminación plástica podrían dejar a la Tierra con 698 millones de toneladas (710 millones de toneladas métricas) de desechos para 2040, estiman los científicos. La acción inmediata y coordinada a nivel mundial para limitar el consumo y el desperdicio de plástico podría reducir la tasa de contaminación plástica en casi un 80 por ciento para 2040 según informó el Daily Mail esta semana.

Sin embargo, incluso si en el «mejor de los casos» se cumpliera esa reducción, 698 millones de toneladas llegarán al ambiente para 2040 – 452 millones en tierra y 246 millones en fuentes de agua. Y una cantidad aún más impactante – 1.27 mil millones de toneladas – de plástico se arrojará a la tierra y en los océanos hasta 2040 sin una acción política sustancial y significativa.

El riesgo de la quema de plástico

Las cifras provienen de 17 expertos mundiales que han desarrollado un modelo informático para rastrear las existencias y los flujos de plástico en todo el mundo. La cantidad de plástico que ingresa al océano cada año se triplicaría, de 10.8 millones de toneladas a 28.5 millones de toneladas métricas en los próximos 20 años, lo que equivale a casi 50 kg de plástico en cada metro de costa en todo el mundo, dicen.

Los desechos plásticos también se están quemando abiertamente, lo que reduce la cantidad de desechos que se descartan, pero pueden liberar humos tóxicos y emisiones de gases de efecto invernadero, advierten. Mejorar los servicios de recolección de residuos sería el factor más influyente para reducir la contaminación, pero también se necesita un ‘cambio a nivel de sistema’ en la cadena de suministro mundial de plásticos para evitar que la predicción de 700 millones de toneladas se convierta en realidad.

«Esta investigación científica nos ha proporcionado por primera vez una visión completa de las asombrosas cantidades de desechos plásticos que se vierten en los ecosistemas terrestres y acuáticos del mundo», dijo el autor principal del estudio, el Dr. Costas Velis de la Universidad de Leeds.

Peligrosa acumulación

«Ahora tenemos una imagen mucho más clara de las fuentes de la contaminación y dónde finalmente termina». En las últimas décadas, la rápida producción y un fuerte aumento de los productos plásticos de un solo uso han abrumado los sistemas de gestión de residuos en todo el mundo. Por lo tanto, la contaminación plástica de todos los tipos y tamaños se ha acumulado constantemente en múltiples entornos, incluidos los cursos de agua, y finalmente ha llegado a los océanos.

A pesar de la creciente conciencia de la magnitud y el alcance de nuestro problema global de residuos plásticos, todavía no existen ‘intervenciones prácticas y medibles’ destinadas a reducir el problema, según el equipo de investigación. Los científicos desarrollaron un modelo para evaluar el ciclo plástico global, desde la producción hasta los desechos, para cinco escenarios diferentes de intervención de contaminación implementados entre 2016 y 2040.

Descubrieron que los desechos plásticos que fluyen a los mares cada año podrían casi triplicarse para 2040, y se predice que el nivel de contaminación aumentará anualmente. Actualmente, casi 30 millones de toneladas de plástico se arrojan a la tierra y casi 50 millones de toneladas se queman al aire libre anualmente, además de los 10,8 millones de toneladas que terminan en los mares.

Los hogares constituyen la mayor fuente de contaminación

La mayor fuente de contaminación plástica son los desechos municipales sólidos no recolectados y gran parte de ellos proviene de los hogares, que llenan sin cesar las bolsas de basura con envases de alimentos semanalmente. Sin embargo, estas cifras podrían elevarse a 75.7 millones de toneladas arrojadas en tierra, 130.8 millones de toneladas se queman abiertamente y 28.5 millones de toneladas terminarán en los océanos en 2040.

Lo preocupante es que esto sucederá incluso si los gobiernos cumplen sus compromisos de reducir la contaminación plástica, lo que demuestra que se necesitan más cambios sistémicos. «A menos que el mundo actúe, estimamos que más de 1.3 billones de toneladas de contaminación plástica terminarán en tierra o en cuerpos de agua para 2040», dijo el Dr. Velis.

«Por enorme que sea esa cifra, podría ser aún mayor si no fuera por el hecho de que una gran cantidad de desechos se quema abiertamente, pero esa quema también conlleva un importante costo ambiental». Sin acción, el modelo de computadora estima que aproximadamente 2.2 mil millones de toneladas de desechos plásticos se quemarán abiertamente entre 2016 y 2040.

Entre la espada y la pared

Esto es más del doble de la cantidad que se proyecta verter en tierra y en los ecosistemas acuáticos. Los incineradores modernos con tecnología de control de la contaminación del aire emiten muy pocas sustancias peligrosas, pero la combustión a cielo abierto libera emisiones potencialmente tóxicas, envenenando el planeta y potencialmente causando resultados negativos para la salud de humanos y animales.

«Las personas que trabajan con los desechos están inhalando sustancias desagradables y también en las comunidades que viven cerca», dijo Ed Cook de la Universidad de Leeds y uno de los científicos involucrados en el estudio. «Quemar es un arma de doble filo: reduce la cantidad de plástico que eventualmente podría terminar en los mares y en la tierra, pero también plantea muchos otros problemas ambientales, incluida una contribución significativa al calentamiento global».

Los autores descubrieron que no existe una solución única, como la ampliación de la recolección y el reciclaje de desechos plásticos, y en su lugar exigen ‘un cambio completo en el nivel del sistema’ en la cadena de suministro mundial de plásticos. De manera deprimente, el plástico en el ambiente “continuará aumentando significativamente en el futuro previsible” independientemente de cualquier cambio inmediato. Según los autores, los negocios, los gobiernos y la comunidad internacional requieren compromisos sustanciales para mejorar esta imagen.

¿Cómo podemos evitar que esto suceda?

  • Alrededor del 95 por ciento del empaque de plástico agregado se usa solo una vez antes de que se convierta en basura.
  • Actualmente, alrededor de una cuarta parte de todos los desechos plásticos no se recolectan, ocasionando que terminen como basura y no como material aprovechable.
  • Para 2040, un tercio de todos los desechos plásticos generados no se recogerán, lo que ascenderá a 147 millones de toneladas al año.
  • Los autores del estudio recomiendan diez pasos para permitir un «cambio a nivel del sistema» en la gestión global de suministro de plásticos y evitar así el mencionado vertido de plástico de 700 millones de toneladas.

1. Reducir

Reducir el consumo de plástico en el hogar y la oficina puede evitar en casi un tercio la generación proyectada de desechos plásticos para 2040.


2. Sustituir

Sustituir el plástico con papel y materiales compostables, reducirá una sexta parte de la generación proyectada de desechos plásticos para 2040.


3. Diseño

El diseño de productos y embalajes reciclables que amplían la proporción de plástico económicamente reciclables se estima que aumente del 22% en la actualidad a 54% en 2040.


4. Recolección ampliable

Escalar las tasas de recolección en los países de ingresos medios a bajos hasta al menos el 90% en las zonas urbanas y el 50% en las zonas rurales para 2040.


5. Reciclaje doble mecánico

Duplicar la capacidad de reciclaje mecánico a nivel mundial a 85 millones de toneladas por año para 2040. El reciclaje mecánico se refiere a operaciones que tienen como objetivo recuperar plásticos a través de procesos mecánicos (molienda, lavado, separación, secado, regranulación y composición).


6. Desarrollar la conversión de plástico a plástico

Los gobiernos deben promover el desarrollo de la conversión de plástico a plástico a una capacidad global de hasta 13 millones de toneladas por año.


7. Desechar

Se debe desechar de manera segura el plástico que aún no pueda reciclarse. Según el estudio, esto equivale a un 23% del total del plástico que se produce en todo el mundo.


8. Reducir las exportaciones de residuos

Se debe reducir las exportaciones de desechos a países con baja recolección y altas tasas de fuga en un 90% para 2040.


9. Reducir la fuga microplástica

Se deben reducir las fugas de microplásticos en 1.8 millones de toneladas por año para 2040 a través del despliegue de soluciones conocidas para cuatro fuentes de microplásticos: Polvo de neumáticos, textiles, pellets y productos para el cuidado personal.


10. Reducir las fuentes marítimas.

Se debe reducir las fuentes marítimas de contaminación plástica oceánica, como la pesca y el transporte marítimo.


Fuente: https://www.dailymail.co.uk, The Pew Charitable Trusts / SYSTEMIQ, Agencias / Traducción y Edición: +Verde Periódico Ecológico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.