Sesenta ballenas piloto quedaron varadas en una zona de aguas poco profundas en las islas Hébridas Occidentales, al oeste de la costa escocesa, cuando acompañaban a una hembra moribunda, según informaron los científicos que acudieron a rescatarlas.

Los resultados preliminares del examen practicado a una de las ballenas que apareció muerta en la zona, revelaron síntomas de una infección de modo que los investigadores creen que el resto del grupo la estaba acompañando.

No abandonan a un compañero en desgracia

Según el diario británico ‘The Times’, las ballenas piloto son animales muy sociales que no suelen abandonar a los miembros enfermos de su grupo. Los cetáceos quedaron atrapados el pasado jueves en el lago Carnan, un estuario de aguas poco profundas en la isla de South Uist.

Los científicos pudieron examinar a algunas de las ballenas del grupo y comprobaron que tenían heridas en la cabeza, probablemente causadas por el roce con las rocas del fondo del estuario.

Fuente: Diario El Mundo, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.