[dropcap]C[/dropcap]ientíficos de la NASA aseguran que las potentes tormentas solares ocurridas entre el 8 y el 10 de marzo vertieron a la atmósfera superior terrestre energía suficiente como para poder abastecer durante dos años a la ciudad de Nueva York.

Lamentablemente, debido a lo lejos que se encuentra de la superficie de la Tierra, no existe una forma práctica de recoger y aprovechar toda esa energía. De hecho, la mayoría vuelve rebotada al espacio, lo cual evita el incremento de la temperatura global.

Balance energético

[quote]“Esta fue la mayor dosis de calor que hemos recibido de una tormenta solar desde el año 2005”, afirma Martin Mlynczak, del centro de investigación Langley de la NASA. El fenómeno, “muestra cómo la actividad solar puede afectar directamente a nuestro planeta”, añadió Mlynczak.[/quote]

Los investigadores llegaron a esta conclusión gracias al uso de Saber, un instrumento que controla las emisiones de infrarrojos de la atmósfera superior de la Tierra, y en especial las de dióxido de carbono (CO2) y de óxido nítrico, sustancias que desempeñan un papel clave en el balance de energía del aire a cientos de kilómetros sobre la superficie de nuestro planeta.

En la tormenta del 8 de marzo, que por motivos de seguridad obligó a desviar algunos vuelos sobre el Ártico, una eyección de masa coronal (CME), onda compuesta por radiación y viento solar que se desprende del Sol, impactó en el campo magnético de la Tierra.

Manto protector

Como resultado, las partículas energéticas cayeron sobre la atmósfera superior, depositando su energía allí donde chocaron. La acción produjo espectaculares auroras alrededor de los polos y un importante calentamiento de la atmósfera superior en todo el mundo.

Durante esos tres días, del 8 al 10 de marzo, la termosfera absorbió 26.000 millones de kilovatios/hora (kWh) de energía, una gran cantidad teniendo en cuenta que por término medio un hogar de Nueva York consume algo menos de 4.700 kWh al año.

[quote]A pesar de la preocupación que suscitó la tormenta solar, los sistemas de comunicaciones y energía no sufrieron ningún daño. Sin embargo, los científicos prevén que los próximos meses estarán marcados por una gran actividad solar y por potentes tormentas electromagnéticas.[/quote]

Fuente: RT, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.