Los reptiles están en problemas: de hecho, más del 21% de las especies de reptiles están en peligro de extinción en todo el mundo, según una evaluación global de más de 10.000 especies, la primera en su tipo. Los hallazgos muestran que algunos reptiles, incluidas muchas especies de cocodrilos y tortugas, requieren esfuerzos urgentes de conservación para evitar su extinción.

«Los resultados de la evaluación global de reptiles señalan la necesidad de intensificar los esfuerzos globales para conservarlos», dijo el codirector del estudio, Neil Cox, de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. «Debido a que los reptiles son tan diversos, enfrentan una amplia gama de amenazas en una variedad de hábitats.

Cocodrilos y tortugas entre las especies en mayor peligro

«Es necesario un plan de acción multifacético para proteger a estas especies, con toda la historia evolutiva que representan». El estudio fue publicado la semana pasada en la revista británica revisada por pares Nature.

Los autores del estudio dicen que las principales amenazas para los reptiles provienen de la agricultura, la tala, el desarrollo urbano y las especies invasoras, aunque reconocen que el riesgo que plantea el cambio climático es incierto.

En total, de las 10.196 especies evaluadas, encontraron que al menos 1.829 (21%) de las especies estaban amenazadas de extinción (categorizadas como vulnerables, en peligro o en peligro crítico). Los cocodrilos y las tortugas se encuentran entre las especies en mayor riesgo, con un 57,9 % y un 50 % de las evaluadas como amenazadas, respectivamente.

Esfuerzos de conservación

Pero también hay buenas noticias, ya que la investigación reveló que es más probable de lo esperado que los esfuerzos que ya se están realizando para conservar mamíferos, aves y anfibios amenazados también beneficien a muchos reptiles en peligro.

Los autores del estudio dicen que muchos de los riesgos que enfrentan los reptiles son similares a los que enfrentan esos otros grupos de animales y sugieren que los esfuerzos de conservación para proteger a estos grupos, incluida la restauración del hábitat y el control de especies invasoras, también pueden haber beneficiado a los reptiles.

«Los resultados de este estudio muestran que la investigación sobre la conservación de los reptiles ya no necesita verse eclipsada por la de los anfibios, las aves y los mamíferos. Sin embargo, es preocupante que más de una quinta parte de todas las especies conocidas de reptiles estén amenazadas», dijo Mark Auliya, del Museo de Investigación Zoológica en Bonn, Alemania.

El final de millones de años de historia evolutiva

Además de las tortugas y los cocodrilos, los reptiles del estudio incluyeron lagartijas, serpientes y tuátaras, el único miembro vivo de un linaje que evolucionó en el período Triásico hace entre 200 y 250 millones de años.

«Muchos reptiles, como el tuatara o la tortuga nariz de cerdo, son como fósiles vivientes, cuya pérdida significaría el final no solo de las especies que desempeñan funciones únicas en los ecosistemas, sino también de muchos miles de millones de años de historia evolutiva», dijo Mike Hoffmann, de la Sociedad Zoológica de Londres «Su supervivencia futura depende de que pongamos la naturaleza en el centro de todo lo que hacemos».

Otra experta, Maureen Kearney, directora de programa de la Fundación Nacional de Ciencias, dijo que «la pérdida potencial de una quinta parte de todas las especies de reptiles nos recuerda cuánto de la biodiversidad de la Tierra está desapareciendo, una crisis que amenaza a todas las especies, incluidos los humanos”.

Fuente: https://phys.org/, Agencias


Recibe nuestro boletín de noticias ecológicas todos los días en Telegram a través de este enlace: https://t.me/masverdeperiodico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.