Uno de los retos del siglo XXI para los países es obtener energía para sus poblaciones crecientes a bajo costo y con el menor impacto posible al ambiente. A nivel doméstico, también es importante considerar el uso de energías limpias para hacer andar todos nuestros aparatos modernos. Estos paneles solares podrían ser una solución eficaz y su costo de producción es realmente bajo.

Algunos paneles solares pequeños o portátiles pueden ser, a escala, más caros que aquellos más grandes que sirven para alimentar una casa, por ejemplo. Por eso Solar Pocket Factory, un pequeño emprendimiento de los jóvenes Hawn Frayne y Alex Hornstein, desarrolló estos paneles solares de bajo costo que se pueden fabricar usando una simple impresora 3D.

Mayor acceso a fuentes de energía

Estos pueden alimentar aparatos electrónicos pequeños, como smartphones o computadoras portátiles y la idea es volverlos accesibles para que casi cualquier personas pueda optar por ellos.

Estos jóvenes buscan hacer su aporte al ambiente pidiendo la colaboración de miles de personas en todo el mundo por medio de Kickstarter. La campaña de recolección de fondos fue exitosa y lograron que 1.174 personas les dieran su apoyo sumando un total de 77.504 dólares.

 photo 2jovenesemprendedoresimprimen3.jpg

Con estos paneles se haría posible que personas que no tengan acceso a la electricidad común puedan cargar teléfonos celulares, baterías recargables para radios o televisores o iluminar espacios, entre otras aplicaciones, lo que podría ayudar a mejorar su calidad de vida.

Frayne y Honstein creen que su proyecto es más bien una aventura en la que pueden cambiar el mundo para bien. “Somos dos inventores independientes que se enamoraron del sueño de tener energías limpias donde sea y para todos”, comentan los emprendedores en su proyecto que ya se está haciendo popular en todo el mundo.

 photo 2jovenesemprendedoresimprimen.jpg

Mayor calidad y menor precio

“Inspirados por este sueño, hemos construido seis productos basados en micro paneles solares y, en el proceso, aprendimos que los actuales paneles solares portátiles dejan mucho que desear: se rompen fácilmente con el paso del tiempo, son muy caros y hechos con materiales de baja calidad. Queremos ofrecer la posibilidad de hacerlos mejor y a bajo costo”, agregan.

Según ellos, estos paneles tienen una vida útil de diez años, en contraposición a la corta vida de los paneles comerciales que alcanzan los dos años.

El costo de producción de los paneles solares de Solar Pocket Factory es de US$1/W (un dólar por watt) mientras que en los más comunes del mercado el costo puede alcanzar US$1.75/W. También la localidad de la producción baja el costo, pues sus productos se pueden fabricar en el país en donde se van a usar, mientras que los paneles a la venta en el mercado se producen de forma industrial en países como China, India o Bangladesh.

Fuente: http://www.lr21.com.uy, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.