La supertormenta comenzó a moverse en EE.UU., tras afectar a más de 100 millones de personas y dejar nevadas de más de 60 centímetros de espesor, aunque la alerta se mantiene por las bajas temperaturas y el hielo.

Las autoridades han llamado al fenómeno natural la «tormenta monstruosa» ya que se extiende desde las montañas rocosas en Colorado, en el oeste, hasta Nueva Inglaterra, en el noreste.

Chicago fue la ciudad más afectada por la tormenta de nieve y hielo, la tercera más grande desde que se realizan mediciones en la «ciudad del viento», donde se cancelaron miles de vuelos y los colegios cerraron por primera vez desde 1999. La tormenta se desplaza en estos momentos hacia el nordeste de EE.UU. donde se espera que deje notables nevadas, de más de medio metro, en los estados de Nueva Inglaterra.

Miles de vuelos suspendidos

El sitio web FlightAware.com, que informa sobre tráfico aéreo, indicó que para hoy las compañías aéreas habían cancelado más de un millar de vuelos, especialmente en los aeropuertos de Chicago y Houston, donde hoy se espera una tormenta de hielo. Desde el lunes, se han cancelado en todo el país casi 15.000 vuelos.

Rutas y autopistas enteras han tenido que ser cerradas pese a los esfuerzos de las palas mecánicas de mantenerlas transitables. El mensaje es: «Salga de la carretera y busque refugio».

Según el Servicio Nacional de Meteorología, la supertormenta provocó nevadas desde Nuevo México, en la frontera con México, hasta Maine, en la frontera con Canadá. Lo sorprendente de esta «masiva tormenta», tal como la definió Laura Furgione, directora del Servicio Nacional del Meteorología, es la «diversidad y el amplio» arco de zonas afectadas.

Peligrosa capa de hielo

El principal problema al que se enfrentan ahora las autoridades federales estadounidenses, que han desplegado un dispositivo especial en 15 estados, es que las bajas temperaturas, de hasta 15 grados bajo cero, han convertido la nieve en una resbaladiza y peligrosa capa de hielo.

El extremo temporal ha producido cortes de electricidad en estados no acostumbrados a las bajas temperaturas, como Texas, ante la «demanda sin precedentes» de energía, informó hoy el gobernador tejano, Rick Perry. Sin embargo, la alerta se mantiene en los estado sureños, como Alabama y Luisiana, donde ayer se produjeron tormentas eléctricas y hoy se esperan bajas temperaturas y lluvia helada.

La parte positiva es que la famosa marmota de Punxsutawney Phil aportó esperanza al salir ayer de su guarida, al norte de Pensilvania, y no ver su sombra, lo que significa según la tradición local, que la primavera comenzará este año temprano en EE.UU..

Fuente: EFE, BBC, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.