Estos son los principales temas de las negociaciones de la ONU sobre el cambio climático en la COP17.


Protocolo de Kioto

El único tratado internacional que ha establecido límites legales sobre emisiones de carbono pende de un hilo ya que aumenta el número de economías avanzadas que dicen que no van a renovar sus compromisos una vez que éstos expiren al final de 2012, ya que los países más contaminantes del mundo no se adhieren a estas restricciones.

Esto deja a la Unión Europea (UE) en Durban como el único bloque dispuesto a renovar su voto. Pero sólo si los dos mayores países emisores, China y Estados Unidos, cumplen un plan (hoja de ruta) para alcanzar un pacto exhaustivo sobre el clima para 2015.

Pero algunos expertos dicen que la guía “laberíntica” del tratado y las distinciones establecidas en los años noventa entre naciones ricas y pobres deberían ser desechadas. Kioto podría ser desmontado y sus partes útiles incorporadas a una nueva propuesta, argumentan.

Fondo verde del clima

En la Cumbre de Copenhague, en 2009, los países desarrollados se comprometieron a crear un Fondo Verde del Clima que desembolsará para 2020 por lo menos 100.000 millones de dólares cada año para ayudar a las naciones más pobres a luchar y a hacer frente al cambio climático.

Durante la cumbre de Durban se tratará de resolver los problemas del fondo. Las naciones en desarrollo desean más fondos para adaptarse al cambio climático en vez de mantener las emisiones en un nivel bajo y favorecen la creación de un fondo controlado por la ONU para distribuir el dinero.


Sin embargo, las naciones más prósperas priorizan la mitigación de emisiones y prefieren utilizar canales ya existentes como el Banco Mundial. Otra pregunta es si dotar el Fondo con una fuente específica de ingresos, tales como un impuesto sobre los transportes aéreos y marítimos o sobre las transacciones financieras.

Una parte importante de los 30.000 millones de dólares del “financiamiento de comienzo rápido” para el periodo 2010-2012 ya ha sido desembolsada.


Protección de los bosques

Los bosques absorben casi una tercera parte de emisiones de carbono cada año, de modo que la pérdida de áreas forestales empeora el problema de gases de efecto invernadero. El esquema respaldado por la ONU conocido como REDD+ -Emisiones Reducidas de Deforestación y Degradación ‘Plus’– adjudica créditos a países tropicales de Latinoamérica, Asia y África que muestran índices menores de destrucción forestal.

También provee un mecanismo para naciones ricas para compensar sus propios compromisos de reducción de carbono al invertir en el proceso. Grupos medioambientales proponen que una porción del Fondo Verde del Clima sea destinado al REDD+, lo cual requerirá de 15.000 a 40.000 millones de dólares para implementarse, según estimaciones variadas.

Responsabilidad sobre las emisiones

La pregunta, surgida en la Cumbre de Copenhague, es cómo hacer que los recortes nacionales voluntarios de emisiones de gases invernaderos puedan ser medidos, reportados y verificados, o ‘RV’, en jerga climática de la ONU.

El progreso se ha estancado por una renuencia de los países en desarrollo a someterse a los deberes de los países desarrollados, amparándose en el sistema de dos niveles de responsabilidad, según la convención marco de la ONU sobre el cambio climático.

2 grados centígrados como límite

El consenso científico sitúa el límite máximo de calentamiento global en 2 grados centígrados sobre la temperatura previa a la era industrial, como el punto de no retorno antes de que las consecuencias del cambio climático puedan tornarse fatales.

Para lograr ese objetivo, las países deben analizar cómo recortar aún más la emisión de gases causantes del calentamiento global.

Fuente: AFP, EFE, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.