De Cancún salen dos pactos en las dos vías de negociación, la del Protocolo de Kioto, y la de la Convención de Cambio Climático, que incluye a EE UU y que afecta a China. Aun no se define si va a terminar siendo un tratado vinculante.

Emisiones

En la vía de EE UU y China, el texto reconoce que hay que mantener el aumento de la temperatura «por debajo de los dos grados centígrados». El texto remite a los compromisos que voluntariamente los países enviaron tras Copenhague y pide a los países desarrollados que «eleven la ambición» de sus objetivos de acuerdo con lo que recomienda el IPCC.

Forma legal

El acuerdo deja abierto si lo pactado debe convertirse en tratado vinculante algún día. Los países se comprometen a «discutir las opciones legales para alcanzar un resultado acordado» en 2011 en la Cumbre de Durban.

Kioto

El pacto incluye que «se deben completar los trabajos» para prorrogar Kioto «lo antes posible para que no haya brecha entre el primer y el segundo periodo de cumplimiento».

Revisión

Los países se comprometen a revisar sus emisiones en 2015 para «intentar» limitar la subida a 1,5 grados.

Más recortes

Pide a los países desarrollados mayores recortes de emisiones para conseguir el recomendado por el IPCC, «entre un 25% y un 40% en 2020 respecto a 1990». Esto está en la vía de Kioto, por lo que no afecta a EE UU.

Pico de emisiones

Los países acuerdan que las emisiones nacionales «deben tocar techo lo antes posible», pero da más tiempo a los países en desarrollo.

China e India

Las grandes economías emergentes se comprometen a «conseguir desviar sus emisiones en 2020 respecto a la tendencia actual». China, India y Brasil no tendrán que recortar sus emisiones, sino rebajar el ritmo de aumento.

Transparencia

«Los países emergentes deberían enviar cada dos años» a la ONU un informe sobre sus emisiones. Este informe se revisará de forma «no intrusiva, no punitiva y respetuosa con la soberanía nacional», una exigencia de China. Las reducciones de emisiones conseguidas con dinero internacional serán verificadas por la comunidad internacional. Si un país reduce emisiones sin ayuda exterior podrá auditar su CO2

Financiamiento

Hasta 2012, los países desarrollados se comprometen a dar 30.000 millones de dólares a los países en desarrollo para adaptarse al cambio climático y reducir emisiones. De aquí a 2020 la cifra subirá los 100.000 millones de dólares al año.

Fondo Verde

El acuerdo crea un Fondo Verde del que el Banco Mundial será el tesorero durante los tres primeros años que gestionará el financiamiento, aunque será dirigida por un comité con miembros de países ricos y pobres.

Deforestación

Los países tropicales tendrán planes para reducir la deforestación. Solo lo pueden hacer con «financiamiento adecuado y predecible» de los países desarrollados, para lo que explorará «opciones de financiamiento».

Fuente: Diario El País, Agencias

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.