Tras una persecución que duró meses, los activistas de la Sociedad de Conservación Sea Shepherd lograron que Japón suspendiera temporalmente la caza de ballenas en el Polo Sur.

Los activistas recurrieron a todo con tal de frenar el ímpetu de los cazadores japoneses, arrojando mantequilla rancia en botellas y sogas a las propelas de los arponeros, según el vocero de la agencia pesquera japonesa, Tatsuya Nakaoku, citado por la agencia noticiosa AP.

La tripulación en pleno

1.900 ballenas salvadas

Los activistas de Sea Shepherd declararon que en las últimas 6 campañas han salvado la vida de 1.900 ballenas y expuesto ante el mundo «las verdaderas intenciones de este supuesto grupo científico». «La última temporada logramos salvar 528 ballenas, más de lo que los japoneses lograron matar», anunció un vocero de Sea Shepherd.

El último caso se produjo ayer, cuando la Ministra de Medio Ambiente de Chile, María Ignacia Beníte, alertó a la armada de ese país sobre el inminente ingreso a territorio martítimo chileno del buque ballenero japonés «Nisshim Maru», proveniente de la Antártida.

Sea Sheperd venía siguiendo a esa embarcación y había alertado a las autoridades chilenas que el barco contenía «carne de ballenas ya asesinadas por su tripulación». La Ministra anunció que el barco sería detenido si ingresaba al mar chileno.

Sin embargo aún la agencia pesquera japonesa espera capturar 945 ballenas esta temporada, informó AP.

Fuente: La Gran Época, Agencias

1 COMENTARIO

  1. me parece una gran idea que haya personas que se las ingenien para salvar la vida de seres que ayudan MANTENER NUESTRA ECOLOGIA EQUILIBRADA.. hay q salvar a estos animales hermosos.. si ellos viven…nosotros tambien… gracias sea SHEPHERD—- =)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.