Venezuela: Proteger las selvas para preservar las aguas

0
31

En lo global, nuestras selvas cooperan con la estabilidad del clima, al aportar humedad a la atmósfera por la evapotranspiración del agua absorbida por las plantas; a veces a simple vista ascienden nubes desde las selvas, que caerán nuevamente como lluvia en otros lugares, llevadas por el viento.

Además de ello, estas selvas reducen la temperatura atmosférica al reflejar menor albedo o radiación infraroja del sol y actúan como sumideros de carbono para mitigar los cambios climáticos y, en especial, la tendencia al calentamiento global.

selvadeperuamazonas

Sin embargo, en lo local, gracias a los pisos vegetales de las selvas, la lluvia al caer es frenada por el follaje, lo que facilita la infiltración de agua al subsuelo, para recargar los acuíferos. Éstos son los depósitos de agua subterránea que en temporada seca pueden surtir a los pozos profundos y a los embalses que proveen agua para la población. Hasta el simple rocío nocturno es adherido al follaje selvático se se condensa en gotas, que se infiltran también al subsuelo.

Otro beneficio de las selvas es que al reducir la escorrentía y el impacto de la lluvia sobre el suelo, evitan la sedimentación de cauces y reducen los riesgos de erosión solifluidal en masa, deslaves o “avenidas”, es decir, evitan tragedias. Por ello afirmaba Henri Pittier que: “Sin bosques no hay agua, sino en desastrosas avenidas (deslaves).

Y sin agua no podrán florecer las grandes ciudades hasta ahora soñadas”. Pero sin agua tampoco hay electricidad, pues nuestro sistema eléctrico depende mucho de generación hidroeléctrica mediante el embalses de ríos, que merman su caudal por perder selvas.

BXK15810_selva-amazonica-ariau-am800

Pese a la importancia hidrológica y climática de nuestras selvas, en gran parte son víctimas de la desforestación para explotación de madera, para ganadería extensiva y para agricultura migratoria, para explotación minera y para invasión por viviendas, entre otros fines. Pero el principal factor destructivo, causado por las personas inconscientes, negligentes o ignorantes, son los incendios forestales; los cuales arrasan la vegetación arbórea (de copa), queman troncos, el suelo y las raíces (subterráneos y rastreros), dejando sin hábitat a muchos animales silvestres y creando herbazales sucesionales que al secarse favorecen nuevamente a otros incendios, en espiral creciente.

La gestión integral de cuencas para preservar selvas debe ser pilar fundamental en la política ambiental del país, pues de ello dependen las fuentes de agua para la población y para el sistema hidroeléctrico nacional, además de evitar tragedias por inundación y por deslaves súbitos.

Es vital proteger las selvas en cuenca alta, media y de galería, sensibilizar a la población para prevención y alerta temprana contra incendios forestales; y la formación y dotación de equipos a voluntarios y bomberos forestales, con unidades aéreas para combatir los incendios en temporada seca y para reforestación intensiva de las cuencas durante la temporada lluviosa.

Fuente: Edwards Castillo R. / ecofidei@gmail.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here