147 views 0 comments

Venezuela: Ordenación territorial integral para un hábitat humano equilibrado

by on 5 Octubre, 2016
 

La ordenación del territorio es un medio de hacer protección ambiental, debido a que permite caracterizar los diversos espacios del territorio, conocer sus potenciales y limitaciones y, con base a la demanda humana de crecimiento poblacional y económico permite ordenar el espacio para que el hábitat natural y el hábitat humano estén en armonía en forma perdurable, como imagen objetivo o visión de futuro, que debe irse construyendo participativamente desde el presente.

Aunque la ordenación del territorio no consiste en planificación del desarrollo territorial, que es otro componente de la gestión territorial, los planes de ordenación territorial deben considerar un escenario prospectivo ideal, ese hábitat humano para el buen convivir.

ecologia

Por las diferencias de especialidades, tiene a creerse que la ordenación territorial rige solo para los espacios rurales, mientras que la ordenación urbanística es para los espacios urbanos.

Sin embargo, la ordenación territorial debe ser integral, aunque en la rural prevalece la protección ambiental como criterio para asignar usos de grandes espacios frente a pocas opciones de uso que demanda la población menor; mientras que en lo urbano prevalece lo humano, la necesidad de asignar en el poco espacio disponible la mayoría de los usos que deben coexistir para que gran cantidad de personas utilicen obras, bienes y servicios para su buen convivir natural y social.

La ordenación territorial integral y el concepto de hábitat humano disuelven la dicotomía ciudad-campo, urbano-rural, así como las disertaciones sobre “civilización”, “derecho a la ciudad” o “derecho al desarrollo”, pues la ciudad no puede existir sin el campo, del cual proviene agua potable, alimentos, minerales, madera, materias primas, electricidad, gas, etc.

agroecologia 2

Las personas del campo tienen derecho a la misma comodidad urbana, pero sin los problemas urbanos, tener obras, bienes y servicios que permitan desplegar su buen convivir, sin necesidad de asumir el mismo estilo de asentamiento humano de las ciudades, sino que las comunidades rurales también merecen contar con todos esas obras, bienes y servicios en su propio medio rural. Y la gente de la ciudad merece mayores espacios naturales y rurales en contacto directo, sin que pierdan esa vocación, pues campo y ciudad son un mismo socio-ecosistema.

La ordenación territorial integral es la clave para crear participativamente la visión de futuro que permita visualizar y construir ese hábitat humano digno y perdurable, independientemente que sea en medio urbano, rural, indígena y hasta natural.

Entonces el hábitat humano para un buen convivir digno y perdurable consiste en armonizar con el medio natural y socio-cultural los satisfactores de esas necesidades convivenciales como vivienda, acceso a agua potable y a red de aguas residuales debidamente depuradas, al servicio eléctrico, a sistemas de producción, a oficinas administrativas, telecomunicaciones, transporte, educación en todos sus niveles, cultura, deporte, recreación y todo lo que implique el buen convivir ecosocial.

Fuente: Edwards Castillo

Be the first to comment!
 
Leave a reply »

 

Leave a Response