139 views 0 comments

Venezuela: Gestión territorial para un hábitat humano integral

by on 3 Noviembre, 2016
 

La gestión territorial es el conjunto de decisiones y acciones de órganos y entes públicos, procurando el mayor consenso y participación, para establecer el mejor uso de los diversos espacios del territorio, en función de sus potencialidades y limitaciones; procurar la consolidación del hábitat humano digno, es decir, un desarrollo territorial integral, sea urbano o rural; y realizar las funciones de control administrativo, previo y posterior, para asegurar que los diversos usos que se pretendan ocupar en cada espacio se ajusten a lo dispuesto en los planes de ordenación territorial y urbanística, según el caso.

Esto implica la creación de los planes de ordenación territorial y urbanística, en sus diversas escalas; planes de desarrollo territorial, los cuales abarcan tanto el desarrollo económico y social como el de los diversos sectores económicos que puedan aplicar al territorio; y los programas y proyectos que todos contienen.

paisajeparaguay

Además del control de permisos, inspecciones y auditorías que realicen los diversos órganos de control administrativo para asegurar la adecuación de cada actividad con las normativas técnicas, sanitarias, ambientales y con los usos indicados en los planes de ordenación territorial y urbanística.

Tanto para los planes de ordenación, sean territoriales (rurales) o urbanísticos (zonas urbanas y periurbanas), como para los planes de desarrollo territorial, sean económico y social o sectoriales, se requiere realizar un diagnóstico integral sobre las características del medio socio-cultural, es decir, la población del lugar; del medio físico-geográfico, es el propio territorio, tanto su medio natural como el ambiente artificial o antropogénico, es decir, creado por la humanidad; y del medio natural o biológico, que abarca la flora y fauna, es decir, la caracterización de sus biomas, ecosistemas y diversidad biológica.

departamentopresidentehayespaisajeParaguay

En los planes de ordenación territorial y urbanística que indican los potenciales y limitaciones de los diversos espacios, los cuales se revisan cada diez años y se actualizan cada veinte años; es decir, su principal fin es regular el uso de los espacios, aunque enuncian también las obras y servicios necesarios para consolidar el hábitat humano bajo una imagen objetivo o visión de futuro ideal, cuya prospectiva surge del análisis de diversos escenarios estratégicos.

En cambio, los planes de desarrollo, tanto económico y social como sectoriales, son instrumentos de planificación espacial para consolidar progresivamente un hábitat humano digno, un desarrollo integral: que sea económicamente próspero, ecológicamente sustentado, socialmente justo, democráticamente participativo, culturalmente digno y espiritualmente enaltecedor, es decir, que implique la máxima suma de felicidad personal, familiar, social y ambiental.

Fuente: Edwards Castillo R.

Be the first to comment!
 
Leave a reply »

 

Leave a Response