Una selva brasileña se convierte en el santuario predilecto del estudio científico

0
19

[dropcap]S[/dropcap]alto Morato, una reserva forestal en el sur de Brasil, se ha convertido en un santuario para científicos dedicados al estudio de la menguante selva tropical atlántica, menos conocida que la Amazonía pero de una biodiversidad tan rica e igualmente amenazada por la expansión humana.

La reserva en Guaraqueçaba, en el estado de Paraná (sur), cubre una pequeña esquina de lo que alguna vez fue un gran bosque tropical volcado al océano, conocido como “mata atlántica”. La mata atlántica cubría originalmente un área de 1,3 millones de km2, aproximadamente un cuarto de la Amazonía, cuando los colonizadores portugueses llegaron a Brasil en el siglo XVI.

Photobucket

Paraíso biodiverso

Hoy, a raíz de la deforestación para el cultivo de alimentos y la implacable expansión urbana, queda menos de 10% de su superficie, en fragmentos aislados a lo largo de la costa del país. Un 62% de la población de Brasil vive en la región de la mata atlántica, incluidas grandes ciudades como Rio de Janeiro y Sao Paulo. Menos del 2% ha sido declarada área protegida.

Salto Morato, inaugurada en 1994 por una fundación creada por el gigante brasileño de los cosméticos, O Boticario, posee unas 2.200 especies de pájaros, mamíferos, reptiles y anfibios, un 60% de todas las especies animales bajo amenaza de extinción en Brasil.

La reserva, que abrió al público en 1996, forma parte de un mosaico de “unidades de conservación” públicas y privadas, instaladas para preservar lo que queda del bosque tropical. “Para preservar es necesario saber”, resume el administrador de la reserva, Eros Amaral Ferreira. Un grupo de científicos que estudian la flora y fauna local, financiados por Boticario, realizan sus investigaciones de campo en este paraíso de biodiversidad de 2.253 hectáreas.

Photobucket

Estudio y conservación

Marcelo Silva, un biólogo de la Universidad Pontificia de Paraná, estudia la polinización de la bromelia, una planta exótica que se caracteriza por tener flores con un cáliz muy profundo.

[quote]”Las bromelias se reproducen ya sea sexual o asexualmente y proporcionan el néctar que los colibríes usan para polinizar otras plantas. De modo que cumplen un papel vital”, explicó Silva a la agencia AFP. “Lamentablemente mucha gente viene y las arranca”, lanzó.[/quote]

En la exuberante y húmeda reserva, las especies de palmas y plátanos son omnipresentes, así como las heliconias rojas y amarillas, pariente cercano de jengibres, plátanos y aves del paraíso. El canto de las aves es también frecuente, para el deleite de Ricardo Pamplona Campos, un ornitológico de la Universidad Federal de Paraná.

Campos lleva casi dos años estudiando la interacción entre las plantas y los pájaros que se alimentan de frutas, así como el impacto de la degradación del bosque en las especies locales de aves.

Photobucket

Amenazas diversas

Salto Morato abriga a 324 especies de aves (incluidas unas 200 que sólo se hallan en Brasil), 43 de ranas, 55 de peces, 36 de reptiles y 58 de mamíferos. Los investigadores de la reserva han descubierto dos nuevas especies de peces y una nueva especie de rana de tres dedos. Las cámaras de vigilancia han registrado la presencia de al menos tres pumas.

Uno de los mayores dolores de cabeza del administrador de Salto Morato es la expansión ilegal de la cosecha de palmitos salvajes dentro de la reserva, que resulta en la muerte de árboles de palma, así como la caza ilegal de animales o el robo de plantas salvajes.

Photobucket

Las especies más amenazadas por la caza o la pérdida de hábitat incluyen el ocelote, el saíno de labios blancos, el armadillo, el puma y la pava de trinidad (pipile-pipile), un ave conocida por su colgante rojo a nivel de la garganta y un gran parche blanco en las alas. Ferreira sostiene que su equipo de 10 personas es demasiado pequeño para vigilar los caminos y lidiar con los más de 5.000 visitantes anuales, incluidos campistas. Cree que existe un gran potencial para impulsar el ecoturismo, pero sostiene que se necesitarían mayores inversiones para mejorar las carreteras de acceso y la vigilancia, así como abrir nuevos caminos.

La reserva, que conduce programas educativos con escuelas locales, cuenta con una unidad policial ambiental, un centro de visitantes y otro de investigaciones, un centro de entrenamiento y una estación climática. Aclamado como un modelo de gestión de reserva natural, Salto Morato fue declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1999.

Fuente: AFP, http://noticias.terra.com.co

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here