El terremoto de 6,8 grados que la tarde de ayer Domingo estremeció una zona montañosa entre la India y Nepal mató a 42 personas en el primero de esos países, a nueve en el segundo, y a siete en el Tíbet.

En la India, el territorio más afectado fue el norteño estado de Sikkim, donde se localizó el epicentro del sismo: las víctimas mortales suman 35 y los heridos más de 200, cifras susceptibles de aumento según se reciban nuevos reportes desde zonas más remotas o donde las comunicaciones están interrumpidas.

Incomunicados

De acuerdo con las autoridades locales, decenas de edificios y puentes quedaron total o parcialmente destruidos. La única carretera que une a Sikkim al resto del mundo estuvo temporalmente bloqueada por los deslizamientos de tierra. El gobierno indio está valiéndose de helicópteros para enviar ayuda de primera necesidad, pero las constantes lluvias obstaculizan la tarea.

Daños de consideración también sufrieron los estados de Bengala Occidental y Bihar, limítrofes con Bangladesh y donde las víctimas fueron cinco y dos, respectivamente. Los gobiernos locales temen que ese saldo pueda aumentar porque aún se remueven los escombros de inmuebles derruidos. Desde Katmandú, la capital de Nepal, se reportó que en ese país el terremoto dejó nueve muertos, más de 100 heridos y cuantiosos daños materiales.


Se estremece el subcontinente indio

El Centro Sismológico Nacional calificó este movimiento telúrico como el mayor temblor que golpea a la nación del Himalaya desde 1934, cuando uno de 8,4 grados causó la muerte a ocho mil 500 personas.

El movimiento telúrico sacudió una gran porción del subcontinente indio, pues amén de estremecer Nepal, Bután, Bangladesh y los estados indios al este de esas naciones, abarcó grandes porciones de territorio al norte, este y oeste de Nueva Delhi, incluido el occidental estado de Rajastán.

Un cálculo a groso modo revela que la superficie afectada en mayor o menor grado por el fenómeno supera a la que de conjunto ocupan España, Portugal, Francia, Italia y Alemania.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here