ONU: Pesticidas provocan 200 mil muertes al año

El uso excesivo de pesticidas en la agricultura amenaza la salud humana y el ambiente, siendo la causa de unas 200 mil muertes anuales por envenenamiento, advirtieron expertos de Naciones Unidas, quienes abogaron por un tratado global que los regule.

En su informe anual ante el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de Naciones Unidas, la relatora de la ONU sobre el derecho a la alimentación, Hilal Elve, alertó que si bien este problema es más grave en los gobiernos en desarrollo, ninguna nación es inmune a esas sustancias perjudiciales.

Ningún país está a salvo

Elve afirmó que el 99% de los casos graves de contaminación accidental con pesticidas ocurren en los países en desarrollo pero “en todos los países hay una exposición crónica a dichos químicos”.

En el 80% de los casos, los países en desarrollo no cuentan con los recursos para cumplir las normas que regulan el uso de pesticidas, añadió. La especialista advirtió que la gran mayoría de la población global está expuesta a los pesticidas, sea a través de los alimentos, el agua, el aire o por contacto directo con estos químicos y sus residuos.

El contacto con esos productos tiene una variedad de consecuencias irreversibles sobre la salud, como cáncer, alzheimer y parkinson, transtornos hormonales, desórdenes en el crecimiento y esterilidad.

Los más vulnerables

En el caso de las mujeres embarazadas, éstas corren un mayor riesgo de abortos espontáneos, partos prematuros y de malformaciones congénitas en el bebé.

Según la relatora de la ONU, investigaciones en niños indican que la exposición a los pesticidas, incluso por un corto tiempo, está asociada a desórdenes mentales y físicos durante su desarrollo.

En este contexto, la experta convidó a las naciones a rescatar la agricultura ecológica, que ha demostrado que cultivar con menos o sin pesticidas es posible, que el rendimiento es adecuado y produciría lo suficiente para que la población mundial esté adecuadamente alimentada.

Problema a largo plazo

Los expertos de la ONU pidieron a los gobiernos a cumplir con sus obligaciones de proteger a las personas del efecto de los pesticidas, algunos de ellos con la capacidad de permanecer durante décadas en el ambiente.

El uso excesivo de estos productos daña además los suelos, las fuentes de agua y la biodiversidad, subrayaron. De acuerdo con los resultados expuestos por la ONU, sin normas armonizadas y regulaciones que establezcan niveles aceptables de producción y uso, los pesticidas representarán un problema aún mayor.

Fuente: Prensa Latina, Agencias

Movilización y organización para detener y prevenir la Fiebre del Planeta del 19 al 23 septiembre en Nueva York

[dropcap]C[/dropcap]uando los seres humanos tenemos fiebre nos preocupamos y tomamos medidas urgentes. Después de todo, sabemos que si nuestra temperatura corporal se eleva 1.5ºC y peor 2ºC [3,6 º F] por encima del promedio normal puede haber graves daños a nuestra salud y si el aumento es de 4-6ºC [7.2-10.8 º F] o más puede causar una situación de coma e incluso muerte.

Lo mismo ocurre cuando el planeta Tierra tiene fiebre. Durante los últimos 11.000 años la temperatura promedio de la Tierra ha sido de alrededor 14ºC [57.2ºF]. Ahora esa temperatura promedio está a punto de aumentar en 1ºC y si no tomamos las medidas adecuadas para evitar que esta fiebre se propague, el pronóstico es que nuestro planeta sufrirá un aumento de la temperatura de 2ºC a 6ºC antes de finales de este siglo. Si ese nivel de fiebre se alcanza la vida como la conocemos cambiará dramáticamente en la Tierra.

Nuestro único recurso es tomar medidas ahora. No cualquier acción, sino la acción apropiada y oportuna, tal como reaccionamos cuando un ser humano tiene fiebre: le instamos a descansar su cuerpo, le damos una gran cantidad de líquidos, le prescribimos medicamentos adecuados y si la fiebre sigue subiendo lo llevamos inmediatamente al hospital y tratamos de encontrar la verdadera causa de la fiebre, que puede ir desde una simple infección hasta enfermedades mortales como el cáncer.

BÉLGICA ENERGÍA SOLAR

Recetas apropiadas

En el caso de la fiebre del planeta, la receta adecuada requiere emprender y aplicar al menos 10 acciones:

  1. Adoptar compromisos obligatorios inmediatos -no promesas voluntarias- para controlar el incremento de la temperatura planetaria a no más de 1.5ºC [2,7ºF] durante este siglo a través de reducciones de emisiones mundiales de gases de efecto invernadero que no superen las 38 gigatoneladas,en el año 2020.
  2. Permitir que la Tierra descanse a través de compromisos vinculantes para dejar más del 80% de las reservas conocidas de combustibles fósiles bajo el suelo y debajo del suelo marino.
  3. Alejarse del extractivismo de recursos prohibiendo nuevas exploraciones y explotaciones de petróleo, arenas bituminosas, petróleo de esquisto, carbón, uranio y gas natural, incluyendo la infraestructura de oleoductos como el Keystone XL.
  4. Acelerar la aplicación y transición a alternativas de energía renovable como la eólica, solar, geotérmica y mareomotriz bajo propiedad y control público y de la comunidad.
  5. Promover la producción y consumo locales de bienes durables para satisfacer las necesidades fundamentales de las personas y evitar el transporte innecesario de mercancías que se pueden producir localmente.
  6. Estimular la transición de la agricultura industrial orientada a la exportación para el supermercado global a la producción basada en la comunidad para satisfacer las necesidades alimentarias locales como lo formula la soberanía alimentaria.
  7. Adoptar y aplicar estrategias de Cero Deshecho para el reciclado y la eliminación de basura, y readaptar los edificios para conservar la energía para la calefacción y la refrigeración.
  8. Mejorar y ampliar el transporte público para el traslado de personas y carga en los centros urbanos y entre ciudades a través de vías férreas eficientes.
  9. Desarrollar nuevos sectores de la economía para crear nuevas fuentes de trabajo para restaurar el equilibrio del sistema de la Tierra, tales como empleos climáticos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y empleos para la restauración de la naturaleza.
  10. Desmantelar la industria para la guerra y la infraestructura militar con el fin de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por la guerra, y destinar dichos recursos para promover una paz verdadera.

emisiones-co2

Recetas equivocadas

  • Al mismo tiempo, también tenemos que ser conscientes de que no todas las acciones son apropiadas y que algunas iniciativas pueden empeorar la situación. El peligro mas grave que tenemos es el hecho de que las grandes corporaciones están secuestrando la agenda climática para hacer nuevos negocios diseñados para hacer más ganancias con la crisis. Tenemos que responder a este asalto de las transnacionales enviando un mensaje claro y fuerte: ¡Dejen de explotar la tragedia del cambio climático!
  • Más específicamente, tenemos que rechazar la idea de “pintar de verde el capital” a través de las siguientes
    políticas, estrategias y medidas:
  • La financiarización, mercantilización, y privatización de los procesos de la naturaleza a través de una agenda falsa de “economía verde” que pone un precio a la naturaleza y crea nuevos mercados especulativos que sólo incrementaran la desigualdad entre los seres humanos y acelerarán la destrucción de la naturaleza.
  • Esto significa decir NO a REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques), a la “Agricultura Climáticamente Inteligente”, al “Carbono Azul” y a la “Compensación de la Biodiversidad” que están diseñados para crear nuevas fuentes de lucro para las corporaciones.
  • Rechazar las “soluciones” tecnológicas como la geoingeniería, los organismos genéticamente modificados, los agrocombustibles, la bioenergía industrial, la biología sintética, la nanotecnología, el fracking hidráulico, los proyectos nucleares, la generación de energía basada en la incineración de basura y otros.
  • Oponerse a los mega proyectos de infraestructura innecesaria que no benefician a la población y que son contribuidores netos de gases de efecto invernadero como las mega represas, las autopistas gigantes y desproporcionadas, los estadios de copas del mundo, etc.
  • Detener los tratados de libre comercio e inversión que promueven el comercio para la ganancia socavando fuentes de trabajo domesticas, destruyendo la naturaleza y reduciendo sustancialmente la capacidad de las naciones de definir sus propias prioridades a nivel económico, social y ambiental.

cop183

Cura preventiva

Por último, más allá de identificar las recetas correctas e incorrectas es fundamental identificar la enfermedad que provoca e impulsa constantemente esta fiebre planetaria. Si no tomamos este paso, la fiebre va a seguir viniendo una y otra vez de una manera mucho más agresiva. Tenemos que hacer una evaluación de las causas estructurales de la enfermedad para poder capear el temporal.

Los científicos han señalado claramente que el incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero empezó hace 250 años con la revolución industrial y se aceleró durante el siglo pasado. A partir de este análisis, está claro que el modelo industrial extractivista y productivista para el beneficio de unos pocos es la causa principal del problema. Tenemos que reemplazar al capitalismo con un nuevo sistema que busque la armonía entre los seres humanos y con la naturaleza y no un modelo de crecimiento sin fin -como el que promueve el sistema capitalista- para hacer cada vez más y más ganancias. Necesitamos un sistema que vincule el cambio climático y los derechos humanos, garantizando la protección de las comunidades más vulnerables como los migrantes y respetando los derechos de los pueblos indígenas.

La Madre Tierra y sus recursos naturales no pueden sostener las necesidades de sobreconsumo y sobreproducción de esta sociedad industrializada moderna globalizada. Es necesario un nuevo sistema que responda a las necesidades de la mayoría y no de unos pocos. Para avanzar en esta dirección, es necesaria una redistribución de la riqueza que ahora está controlada por el 1% de la población mundial. Esto requiere una nueva definición de bienestar y prosperidad para la vida en el planeta bajo los límites de la naturaleza y reconociendo los derechos de la Madre Tierra.

En resumen, en septiembre tenemos que organizarnos y movilizarnos, en Nueva York y el mundo, para impulsar un proceso de transformación de las causas estructurales que provocan la crisis climática.

protestasenlacop172

Firmas iniciales:

Alternatives International
ATTAC – France
Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo – La Via Campesina (CLOC-LVC)
Corporate Europe Observatory
Ecologistas en Acción
ETC Group
Fairwatch – Italy
Focus on the Global South
Fundación Solón – Bolivia
Global Campaign to Dismantle Corporate Power and end TNCs’ impunity
Global Forest Coalition
Grassroots Global Justice Alliance
Health of Mother Earth Foundation (HOMEF) – Nigeria
Indigenous Environmental Network
La Via Campesina
Migrants Rights International
No-REDD Africa Network
OilWatch International
Polaris Institute – Canada
SENTRO – Philippines
Thai Climate Justice Working Group (TCJ)
Transnational Institute

La humanidad respira actualmente el aire más contaminado de la historia

[dropcap]L[/dropcap]as mediciones del observatorio Mauna Loa, en Hawái, aseguran que durante mayo los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera alcanzaron un récord histórico, una marca que no se rompía desde hace, aproximadamente, 4,5 millones de años.

El camino del no retorno. Se parece un poco a eso, puesto que el dióxido de carbono es uno de los gases responsables de fenómenos como el efecto invernadero, que a su vez es uno de los factores que acelera el calentamiento global, la gran pesadilla ambiental que no sólo amenaza el modo de vida del hombre sino el equilibrio climático de todo el planeta.

chilepolucion2

Alarmante concentración de CO2

Los datos del observatorio, que hace mediciones diarias de la atmósfera, señalan que la concentración de dióxido de carbono superará las 440 partes por millón (ppm), el umbral que ha sido trazado para intentar mantener estable la temperatura de un planeta que se calienta; las últimas mediciones mostraban que el promedio de la semana pasada, por ejemplo, fue de 398,5 ppm.

El umbral por sí solo no dice mucho. Lo que significa, sin embargo, puede resultar aterrador, si se quiere. Los cálculos de la comunidad científica estipulan que un aumento de apenas dos grados centígrados en la temperatura global puede desencadenar una especie de efecto dominó en los patrones climáticos del planeta, además de afectar la supervivencia de diferentes especies, comenzando por los corales, parte fundamental del equilibrio ecológico de los océanos.

Para evitar subir dos grados centígrados más de temperatura, las emisiones de dióxido de carbono deben reducirse en un 15% en todo el mundo, hasta ubicarse por debajo de 350 ppm. El límite propuesto para alcanzar esta meta, algo así como el tiempo de gracia que aún le queda al planeta, es 2020.

poluciónaireeeuu2

Podría llegar a 4ºC más

Los pronósticos de entidades como el Banco Mundial y el programa para el medio ambiente de la ONU estiman que, para finales de este siglo, el planeta podría calentarse hasta cuatro grados más, o sea dos más de lo inviolable.

¿Cómo llegamos a esto? Varios factores, cientos incluso. El crecimiento demográfico, por nombrar uno. Hace menos de dos años la humanidad superó los siete mil millones de habitantes, un factor que pone una enorme presión en el consumo de recursos, entre estos la energía. Como casi todo lo relacionado con el hombre, la distribución energética es un asunto desigual: apenas el 5% de la población mundial consume más del 20% de la energía generada en el planeta.

Energía es uno de los alimentos preferidos de la bestia del progreso, una criatura que ha permitido que, por ejemplo, los ciudadanos de Beijing registren la entrada de más de 20 mil automóviles a sus calles cada mes o que más de 20 ciudades chinas se encuentren expandiendo sus sistemas de transporte férreo, bien sean metros o trenes de alta velocidad; el promedio de los habitantes de Shanghai puede comprar hoy dos dispositivos de aire acondicionado y, al menos estadísticamente hablando, 1,5 computadores.

chinapolucion

Triste conclusión

Para finales del siglo XVIII, en los comienzos de la Revolución Industrial, los niveles de dióxido de carbono eran de apenas 280 ppm. La advertencia de los científicos es que, si el ritmo de emisiones continúa igual que en la última década, la cantidad de este gas en la atmósfera será de 450 ppm para 2040.

Cualquier persona que haya respirado un aire con menos de 330 ppm de concentración de dióxido de carbono tiene más de 100 años hoy. Un dato triste, por decir lo menos.

Fuente / Texto completo: http://www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/articulo-419393-actualmente-se-registra-el-aire-mas-contaminado-de-historia

Alerta en Asia por extinción de tigres

Expertos alertan sobre el peligro de extinción de estos felinos por la caza furtiva, indicó la ONG defensora de los animales Traffic en un informe que muestra como, a lo largo de 2 décadas, autoridades de once países asiáticos han decomisado los restos de más de mil tigres.

Las pieles de tigre, huesos, calaveras y penes utilizados en la medicina tradicional como amuletos u objetos de decoración fueron decomisados entre 1990 y 2010 principalmente en la India, China y Nepal, según esa ONG. Las partes intervenidas arrojan una cifra de más de 100 tigres cazados furtivamente al año, aunque la cifra real sería mucho mayor, añade el dossier.

Eje India-China

Por ello, la ONG Traffic alerta del peligro que “lleva a una de las especies más legendarias de la Tierra a su extinción”. Las rutas de los traficantes comienzan en India, que alberga a la mitad de los tigres del mundo, y termina en China, donde el crecimiento económico ha impulsado la lucrativa venta ilegal de las partes del tigre.

En ocasiones, los clientes pagan sumas desorbitadas por órganos de tigre a los que confieren propiedades curativas y afrodisíacas, indica el informe. La población mundial de tigres se ha desplomado hasta los 3.200 ejemplares debido al tráfico ilegal y la fragmentación de sus hábitats, cuando 20.000 ejemplares en la década de 1980 y 100.000 hace un siglo.

Fuentes: Traffic.org, EFE, Agencias