Este pez desafía las políticas migratorias de Trump

Ni el muro que tiene proyectado Donald Trump, podría evitar que este bagre extremadamente raro cruce la frontera entre México y Estados Unidos.

La Universidad de Texas, en Austin, informó de que dos pequeños bagres de color rosa pastel fueron capturados por un equipo de especialistas de esa institución en mayo pasado, y fueron reubicados en el zoológico de San Antonio. Este tipo de peces —llamados Prietella phreatophila— son considerados una especie en peligro de extinción.

 photo estepezdesafialaspoliticasmigratorias2.jpeg

Conexión subterránea

El experto en peces de la Universidad de Texas, Dean Hendrickson, identificó a los vertebrados hallados en una profunda cueva de piedra caliza en el Área Nacional Recreativa la Amistad, en la localidad de Del Río, al suroeste de Texas, como un bagre ciego mexicano.

Esta especie mide alrededor de 7,6 cm de largo, y debe su color rosa pálido a que su sangre puede ser vista a través de su piel traslúcida. Estos pequeños peces habitan exclusivamente las aguas subterráneas de las áreas de la cuenca del río Bravo en Texas y Coahuila.

El hallazgo aporta un peso adicional a la teoría de que las cuevas llenas de agua bajo el río Bravo pueden conectar partes del acuífero entre Texas y México. ¿Será que llegó la hora de que Trump comience a pensar en edificar muros subterráneos?

Fuente: http://mundo.sputniknews.com, Agencias

Colombia: Actividad económica estaría vinculada con sequía en Casanare, según estudio

[dropcap]A[/dropcap]utoridades colombianas afirmaron esta semana que la fuerte sequía en el departamento de Casanare (este), en especial del municipio de Paz de Ariporo, puede haber sido causada por “cinco pecados”, en su mayoría relacionados con actividades económicas en la región.

Un estudio del estatal Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) señala que los “cinco pecados” son la extensión de cultivos hacia la zona del páramo del Cocuy, la ganadería en exceso, la poca retención de agua del suelo, la actividad petrolera y la poca productividad de los suelos, en su mayoría ácidos, arenosos, con baja fertilidad y con una capa orgánica delgada.

casanare6

Impacto en los páramos de alta montaña

Casanare, que basa su economía en la agricultura, la ganadería y el petróleo, atraviesa una grave situación ambiental por la fuerte sequía, con temperaturas superiores a los 40 grados centígrados, que ha afectado las fuentes de agua y causado la muerte de más de 20.000 animales.

El estudio de suelos y coberturas vegetales de esa región divulgado esta semana por el IGAC reafirma que la crisis puede estar relacionada con las actividades económicas.

El informe señala que esta crisis, que llama “tragedia ambiental”, estaría relacionada con “impactos en los páramos de alta montaña, donde nacen los ríos que surten al Casanare, y la ganadería intensiva que compacta los suelos y obstruye la capacidad de infiltración de aguas lluvias y escorrentía”.

 photo casanare5.jpg

Conflicto en el uso de los suelos

Apunta, además, a “la baja capacidad de retención de humedad por la textura arenosa (del suelo); la limitada capacidad productiva de la tierra, y el uso de aguas subterráneas (por parte) de las petroleras, que agravan la situación ante los impactos del cambio climático”.

Casanare cuenta con 4,4 millones de hectáreas, de las cuales, según estudios del Agustín Codazzi, el 44 % presenta algún conflicto de uso en sus suelos, relacionados con la subutilización o sobreutilización.

“El 48 % del Casanare presenta suelos sin conflictos de uso, lo cual no es un buen indicador, ya que en la otra mitad del departamento se ven afectados los suelos y los recursos naturales”, señaló el director general del IGAC, Juan Antonio Nieto. Por esa razón, sugirió que se tomen “acciones inmediatas” para que Casanare “haga un mejor uso de sus tierras, sin afectar la producción”.

Fuente: EFE, Agencias

Latinoamérica mejora el manejo de sus aguas subterráneas

[dropcap]L[/dropcap]a jefa de sección de la Unesco, Alice Aureli, destacó los avances de América Latina y el Caribe en la implementación del proyecto “Gobernanza de aguas subterráneas: un marco global para acciones locales”.

El programa tiene por objetivo promover la sensibilización y la toma de conciencia sobre la importancia de una adecuada gestión de los recursos hídricos bajo tierra, así como prevenir y revertir la crisis global del líquido e incorporar un uso sostenible.

Educación para la vida

A juicio de la experta, el mensaje acerca de la importancia del tema y sus desafíos tiene que pasar a las nuevas generaciones mediante las escuelas e instituciones educativas.

[quote]”El proyecto tiene la voluntad de crear mecanismos de información. En el área hemos trabajado mucho, hay expertos de alto nivel, y situaciones donde falta conocimiento, leyes y capacidades de poner en marcha el desarrollo sustentable”, comentó.[/quote]

Aureli destacó que sin la defensa de valores ambientales, “nunca se alcanzará una economía sostenible en el futuro sobre todo para los más pobres”.

Fuente:
Prensa Latina, Agencias

Los Bofedales, humedales andinos que merecen protección

Los Bofedales son humedales de altura y se consideran praderas nativas de la región andina, poco extensa y con permanente humedad.

Estos “inéditos” humedales existen en las llanuras de los Andes centrales, a los pies de cerros y nevados, desde el norte argentino y pasando por Bolivia, Perú y Chile. Este ecosistema aún aun poco estudiado también puede estar afectado por el calentamiento global y el desconocimiento de su importancia, factores que atentan contra su supervivencia.

La flora que habita el bofedal recibe el nombre de “vegetales hidrofíticos”. Los bofedales se forman en zonas como las de los macizos andinos, ubicadas sobre los 3.800 metros de altura, en donde las planicies almacenan aguas provenientes de precipitaciones pluviales, deshielo de glaciares y principalmente afloramientos superficiales de aguas subterráneas.

Bajo una verde capa que se asemeja al pasto, los bofedales guardan una biodiversidad donde hasta ahora sólo se conocen alrededor de 52 especies de plantas, además de 60 especies de fauna y flora acuáticas. Se caracterizan por su vegetación semejante a un cojín y por su estructura, que podría compararse con la de una esponja, puesto que son colectores de agua.

Por eso están siempre verdes, ya que forman ojos de agua y hasta conservan corrientes subterráneas, recursos hídricos importantes en las zonas áridas del altiplano andino. Se desarrollan sobreponiéndose año tras año a manera de capas, donde las partes muertas de la planta van formando un suelo rico en materia orgánica, y alcanzan una profundidad aún no establecida.

En la llamada Meseta del Titicaca, una extensa planicie de América del Sur ubicada a una altitud media de 3.600 msnm que abarca la parte occidental de Bolivia, el norte de Chile, el sur del Perú y el norte de Argentina, existe un territorio donde este ecosistema permanece quizás oculto y carente de investigaciones adecuadas para preservar su condición.

La mayoría merecen categoría Ramsar, nombre que obedece a una convención sobre los humedales de importancia internacional que sirve de marco para la acción nacional y la cooperación global en pro de la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos.

Existen algunas Reservas importantes en la región que protegen a los bofedales, muchas tienen la categoría Ramsar, el resto se ve amenazado por el pastoreo relacionado con la cría de llamas o alpacas.

En general los bofedales protegidos por la Convención Ramsar se distribuyen en la región andina de esta manera:

Chile: Salar de Surire, Salar de Huasca, Salar de Tara, Sistema Hidrológico de Soncor, Laguna del Negro Francisco y Laguna Santa Rosa.
Argentina: Laguna de los Pozuelos, Lagunas de Vilama y la Reserva Provincial Laguna Brava.
Bolivia: Laguna Colorada, Lago Titicaca (sector boliviano), Cuenca de Tajzara y Lagos Poopó y Uru Uru.
Perú: Lago Titicaca (sector peruano), Lago Junín, Laguna del Indio y Dique de los Españoles y Bofedales de la Laguna de Salinas.
Ecuador: Sistema Lagunar del Parque Nacional El Cajas.
Colombia: Laguna de La Cocha.

Sin embargo, no todos estos ecosistemas se benefician de esta certificación que garantiza su protección. hay muchas amenazas para su preservación, principalmente las que representan el hombre y el cambio climático.

Fuente: Gustavo Carrasquel /ANCA 24