Cientos de vecinos de varios núcleos del distrito Pozhárskoye, de la región de Primorie (en el extremo sureste de Rusia), se manifestaron hoy en defensa de una parcela única de bosque, habitada por el tigre siberiano e incluida en la lista preliminar del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

“A pesar de la lluvia han venido cerca de 700 personas. La gente ha llegado de diferentes pueblos para defender el bosque, porque entienden que es patrimonio de todos, y no sólo madera en la que quieren convertirlo”, dijo Arina Sevostiánova, miembro de la iniciativa que convocó la manifestación.

No a la subasta

“Todos los reunidos intentan defender los últimos rincones de la taiga de Ussuriysk. Se ha propuesto para la tala la última parcela virgen del mundo de bosques perennes de cedros, algo que no podemos permitir”, explicó Sevostiánova. La portavoz de los manifestantes recordó que la iniciativa de protesta partió de los diputados del distrito Pozhárskoye, de siete organizaciones sociales y de la Comunidad de las minorías étnicas “Tigre”.

Los vecinos protestan por la convocatoria, para el próximo miércoles, de una subasta de 23.571 hectáreas de bosque para su tala, y la solicitud de la maderera Les Export SL para la renovación del arrendamiento de parcelas de bosque en el distrito Pozhárskoye y en la reserva natural de Sredneussuriysk.

Consumo humano Vs. Hábitat natural

La maderera, además, solicitó el arrendamiento de otras 407.300 hectáreas en las cercanías del río Bikin, una zona explotada desde 1993 por las artes tradicionales de las minorías étnicas de Udege y Hezhen, y destinada en 2009 a un proyecto de preservación del tigre siberiano.

“Este proyecto fue presentado en el Foro Internacional del Tigre celebrado en San Petersburgo en 2010. Además, de acuerdo a la Estrategia de Conservación del Tigre Siberiano de Rusia, en estas tierras será creado una zona natural protegida de carácter federal”, destacó Sevostiánova.

Les Export SL, por su parte, está “categóricamente en contra de dejar la zona en disputa”, señaló Denís Kondratiuk, miembro del consejo directivo de la empresa. “Tenemos previsto preparar 262.000 metros cúbicos de madera al año en la cuenca del río Bikin, procedente de los abetos, pinos, robles, pero no de los cedros, que no talamos como empresa responsable en la explotación de los bosques. Tenemos 630 trabajadores, que viven del sueldo que les pagamos”, añadió.

Fuente: EFE, Agencias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here